Todos los artículosSalud

Menopausia: síntomas, estrógenos y otras hormonas

En este artículo vamos a hablar de la menopausia, una etapa en la vida de la mujer que puede llegar a ser muy complicada.

Qué es la menopausia, cuáles son todos esos términos extraños que suman confusión en muchos casos, cuáles son los síntomas más habituales de la menopausia, a qué se deben y cuáles son las herramientas que podéis emplear para suavizarlos. Saber que la menopausia tiene un sentido ayudará a entender esta etapa y a llevarla de una manera óptima.

Qué es la menopausia

La menopausia queda definida como el cese definitivo de la función ovárica de la mujer. Es un fenómeno natural que se produce en las mujeres de mediana edad por el cese de la función de los ovarios y principalmente por la caída en los niveles de estrógenos. Normalmente tiene lugar a una edad media de 51 años, aunque esta edad puede variar porque está determinado por distintos factores como la información genética, el estilo de vida, la nutrición, la actividad física y el tabaco. Todos ellos pueden determinar el momento de la vida de la mujer en la que aparece la menopausia. Pero también se puede producir por condiciones especiales, por ejemplo una menopausia quirúrgica que se produce cuando se extirpan los ovarios en una mujer cuando todavía son funcionales o una menopausia inducida por la radioterapia o la quimioterapia en tratamientos específicos.

La menopausia precoz es aquella que tiene lugar antes de los 40 años y puede ser también de una manera natural o por estas condiciones especiales, la cirugía, la radioterapia o la quimioterapia.

Veamos esos términos extraños que suman más confusión y malestar a una mujer que está viviendo todos estos cambios.

Programa Mujer Menopausia

 

Etapas reproductivas.

  • La primera etapa reproductiva de la vida de una mujer es el periodo de tiempo que tiene lugar entre el inicio de las menstruaciones, la menarquia o primera menstruación, y el comienzo de todos esos cambios constantemente irregulares en los ciclos menstruales de una mujer.
  • El periodo que queda comprendido entre todos estos cambios irregulares en las menstruaciones y el cese definitivo, la última menstruación, es lo que se conoce como la transición perimenopáusica, la famosa perimenopausia o premenopausia.
  • La menopausia es ya el fin definitivo de las menstruaciones y esto tiene lugar en un periodo de tiempo que suele rondar los 12 meses como periodo en el que por fin no hay menstruaciones y es entonces cuando se considera que ha llegado la menopausia.
  • Y la postmenopausia es la etapa de la vida de la mujer que tiene lugar desde esos 12 meses de amenorrea, de ausencia de reglas, en adelante.

Todos estos cambios se deben a los cambios que se producen a nivel hormonal, en concreto de los estrógenos, la progesterona y los andrógenos en la mujer. El mundo de las hormonas es superinteresante y muy complejo. En Vida Potencial hemos tenido la suerte de contar con dos expertos en este campo, en España el Dr. Durantez y en Bélgica el Dr. Hertogue cuyas entrevistas podéis ver en nuestro canal y que os recomendamos a los que tengáis interés en estos temas.

Síntomas.

Los síntomas más comunes en la menopausia son los sofocos, las sudoraciones nocturnas, la sequedad vaginal y las alteraciones del sueño, por este orden, son los más frecuentes. Pero hay otros muchos síntomas que acompañan a estos cambios hormonales como por ejemplo, el aumento de peso, la distribución de la grasa corporal, el dolor articular o dolor muscular, la osteoporosis, la disminución de la libido o el dolor en las relaciones sexuales, que tiene que ver con la sequedad vaginal, la atrofia de la piel o la sequedad de la piel, la caída del cabello, entre otros que vamos a ir viendo y que tienen que ver con este desequilibrio o estos cambios en los niveles hormonales, tanto de hormonas sexuales femeninas como masculinas.

A lo largo de la vida de una mujer se van produciendo cambios en el sistema neuroendocrino y genitourinario, es decir en todo el eje que conecta el cerebro con el aparato genital y que está controlándose en una manera que se denomina de feedback, de retroalimentación por los cambios en los niveles variables de hormonas. Las señales se mandan al cerebro, que envía señales hormonales para controlar la secreción de hormonas a nivel genitourinario y según los niveles de estas hormonas se manda la señal al cerebro y de nuevo este controla el aparato genital, en un ciclo de retroalimentación.

Nacemos con dos millones de ovocitos que son los precursores de los óvulos, éstos van degenerando a lo largo de los primeros años de la vida y llegamos a la pubertad con aproximadamente 300.000 ovocitos. Mes a mes van degenerando y con cada ciclo menstrual se pierde un ovocito y así vamos perdiendo y perdiendo ovocitos hasta que en torno a los 40 años de edad van quedando pocos y empiezan a notarse sus efectos.

Los estrógenos son segregados principalmente en el ovario, así como la progesterona y se liberan con la liberación del ovocito correspondiente. También hay otras fuentes de estrógenos en el cuerpo como la piel, la grasa, el tejido adiposo, el cerebro y las glándulas suprarrenales, pero la principal fuente de estrógenos y de progesterona son los ovarios. La caída en estrógenos y progesterona va a ir determinando todos esos síntomas de la menopausia.

Vamos a verlo un poco en profundidad porque ayuda mucho a comprender qué es lo que sucede para llevar mejor los cambios y también para entender que hay herramientas para ayudar a mejorarlos.

Los estrógenos.

El primer grupo de hormonas afectadas en la menopuasia son los estrógenos. ¿Qué efectos tienen los estrógenos en el cuerpo?

  • A nivel de los ovarios, los estrógenos favorecen la maduración y la consecución de los ciclos menstruales, todos esos cambios cíclicos en los niveles de estrógenos y de progesterona.
  • A nivel del útero, los estrógenos favorecen la  maduración, el desarrollo del tejido y la lubricación, por eso en la menopausia con la caída de estrógenos se produce una sequedad vaginal que puede dar lugar a dolor o a sangrado cuando se tienen relaciones sexuales.
  • A nivel del pecho, en la glándula mamaria, los estrógenos son las hormonas que favorecen el desarrollo durante la pubertad y son las hormonas que hacen que se prepare la glándula mamaria para la producción de leche durante la lactación.

Pero también los estrógenos actúan fuera de los órganos o el tejido sexual femenino.

  • Los estrógenos actúan también sobre el corazón, protegiendo de la adhesión de placas de ateroma. Por eso se dice que las mujeres tenemos un seguro de salud cardiovascular en los niveles altos de estrógenos.
  • En el hígado los estrógenos controlan el metabolismo del colesterol, por eso con la menopausia pueden empezar a elevarse los niveles de triglicéridos y colesterol en sangre.
  • En los huesos los estrógenos favorecen el mantenimiento de la masa ósea, por eso en la menopausia cuando caen los estrógenos se favorece el desarrollo de osteoporosis.
  • Y en el cerebro los estrógenos cumplen distintas funciones muy importantes. Ayudan al mantenimiento de la temperatura corporal y por eso en la menopausia o en la transición perimenopaúsica, cuando empiezan a caer los niveles de estrógenos, empiezan a aparecer los sofocos que son esos ataques de calor, enrojecimiento facial y fluctuaciones muy bruscas de la temperatura corporal o sudoraciones nocturnas. Los estrógenos además ayudan a mantener la memoria y por eso con la edad y en la menopausia aparecen despistes o falta de memoria que muchas mujeres acusan. Por último, en el cerebro los estrógenos son un factor muy importante en el comportamiento y en el estado de ánimo. Se dice que los estrógenos son neuroesteroides, es decir, neuroprotectores de la función del sistema nervioso central, de la sinapsis, la memoria y la mielinización.

La progesterona.

La segunda hormona afectada y que provoca la menopausia es la progesterona que está segregada fundamentalmente en los ovarios por el ovocito en los ciclos ovulatorios.

  • Durante la entrada a la menopausia, en la transición perimenopaúsica, se producen ciclos más cortos, generalmente por la bajada de los estrógenos y además ciclos menstruales que pueden ser ovulatorios o anovulatorios. Cuando los ciclos son anovulatorios o inefectivos, se produce menos progesterona y eso es lo que favorece la hipermenorrea, es decir, tener una menstruación con un sangrado muy abundante. Esto es algo que muchas mujeres notan, tienen ciclos menstruales más cortos y además algunos meses sangran mucho. Todo esto se debe a la bajada en los niveles de progesterona.
  • La progesterona se dice que es la hormona del embarazo, es la que ayuda al desarrollo del útero, a la proliferación del epitelio,  y a que sea mullido y mejor lubricado. Por eso está también relacionado con la sequedad vaginal durante la menopausia.
  • La progesterona tiene también un efecto regulador de la inflamación y de la función del sistema inmune que es algo importante.
  • Por último, la progesterona también ayuda a regular el control vasomotor y la contracción del músculo liso o contracción de los esfínteres, por eso con la caída de la progesterona en la menopausia hay muchas mujeres que sufren algún grado de incontinencia urinaria, algo que resulta muy desagradable en la menopausia.

 

Libros de salud, nutrición y estilo de vida

 

Los andrógenos.

El tercer grupo de hormonas que se ven alteradas en la menopausia son los andrógenos. Con la bajada de los estrógenos y la progesterona se produce un aumento proporcional de los andrógenos que son las hormonas sexuales masculinas.

  • El aumento de andrógenos favorece la redistribución de la grasa corporal. De una forma un poco gráfica podemos decir que las mujeres pasamos de la fase de pera a la fase de manzana, de tener una tendencia a acumular la grasa en las caderas, que es típicamente femenina, se pasa a una tendencia a acumular la grasa en la zona central  del cuerpo, en el abdomen, que es una forma más típicamente masculina.
  • La elevación de andrógenos relativa produce cambios en los rasgos faciales, puede haber un endurecimiento de las facciones, aumento de la aparición de vello y también la aparición de comportamientos o de conductas un poco más agresivas. De ahí el aumento del mal humor, de arrebatos o enfados  que están asociados con la menopausia.

La dehidroepiandrosterona (DHEA).

Otra hormona que también se ve afectada con la edad es la dehidroepiandrosterona (DHEA) que es un precursor de testosterona y de estrógenos.

A partir de los 40 años de edad empiezan a disminuir los niveles de DHEA y especialmente cuando estamos sufriendo una enfermedad crónica o hay una situación de estrés intenso mantenido en un largo periodo de tiempo.

  • La DHEA tiene una función importante en el control de las emociones.
  • Afecta al mantenimiento de la memoria.
  • Tiene un efecto antiestrés notable porque es antagonista del cortisol, la hormona del estrés, y por eso con la edad y con los niveles bajos de DHEA llevamos peor las situaciones estresantes.
  • Es antioxidante.
  • Está relacionada con el control y la distribución de los lípidos y la grasa corporal.

Como veis con todos estos cambios hormonales, la caída de estrógenos y progesterona, el predominio relativo de andrógenos y los niveles más bajos de DHEA, se producen muchos síntomas y muy variados a nivel del organismo, la mente y las emociones. Los principales son los sofocos, las alteraciones del sueño, los cambios  de actitud, la atrofia de la piel, la caída del cabello, la incontinencia urinaria, la pérdida de libido, el mal humor y un largo etcétera. Esto plantea un panorama desolador sobre todo para algunas mujeres que tienen síntomas muy acusados, pero la buena noticia es que podemos modularlo a través de la dieta, los hábitos de vida, y también con los suplementos o la medicación; y ayudar a llevarlo mejor y comprendiendo que todo esto tiene un sentido.

Todos los síntomas de la menopausia tienen una explicación desde el desequilibrio hormonal, y tenéis herramientas muy útiles para ayudaros a llevar esta etapa de la vida de la mejor manera posible y sacarle todo su provecho.

¿Qué hacer para mejorar los síntomas?

Clásicamente en medicina se ha empleado la terapia hormonal sustitutiva, es decir el aportar análogos de esas hormonas que están carentes para equilibrar los niveles hormonales y así paliar los síntomas. El problema de la terapia hormonal sustitutiva es que ha mostrado que aumenta el riesgo de enfermedad cardiovascular, cerebrovascular, trombosis venosa profunda y cáncer de mama incluso en periodos de tiempo cortos de tratamiento; por eso la terapia hormonal sustitutiva tiene que estar muy bien pensada, diseñada y ajustada a la persona que lo necesita y con un control médico cercano.

Pero no todo está perdido y tenemos otras herramientas. Contamos en primer lugar con la alimentación, el estilo de vida y los suplementos naturales, estos últimos utilizados con cuidado y a ser posible con asesoramiento profesional.

1. Alimentación.

Respecto a la alimentación, es muy importante llevar una dieta natural a base de alimentos frescos, ecológicos si es posible, no procesados y evitando los azúcares y las harinas refinadas.

Es recomendable que tengan un buen aporte de ácidos grasos esenciales omega 3 y omega 6 para ayudar a seguir cuidando la salud cardiovascular. Además, los omega 6 en particular, ayudan a controlar algunos síntomas como los sofocos, por ejemplo tomando aceite de onagra. Hay un tipo de ácido graso omega que ayuda a mejorar la sequedad de la piel y las mucosas, este es el omega 7, que podéis encontrar en el espino amarillo y que se puede tomar en cápsulas o aplicarlo en cremas o pomadas.

Podéis incluir en la dieta alimentos que aporten sustancias similares a los estrógenos como la quinoa, la soja en forma de habas (alubias de soja naturales)  o en sus formas fermentadas como el miso o el tamari, o el lino, tanto las semillas de lino como el aceite de lino, que ayudan a elevar de manera natural y suave los niveles de estrógenos.

¡Ah¡ Y no os olvidéis de los alimentos ricos en calcio y un buen aporte de vitamina D para asegurar la salud de los huesos. Si queréis saber más aquí tenéis un artículo donde os lo contamos todo.

2. Suplementos naturales.

Respecto a la utilización de suplementos naturales, o también conocida como fitoterapia, existen plantas que ayudan a regular los niveles hormonales y a controlar o aminorar los síntomas de la menopausia. Por ejemplo, la cimicifuga racemosa, una planta herbácea que viene de Norteamérica y que es muy interesante porque ayuda a muchas personas sobre todo con sofocos, pero también con otros síntomas de la menopausia. El mecanismo de acción todavía no está claro, porque no aporta estrógenos, pero si ayuda a regular los niveles de estrógenos. Parece ser que lo hace a través de la modulación de los receptores de estrógenos, es decir, de la señal en la célula que activa la cadena de reacciones que producen unos u otros efectos y unos y otros síntomas. Además la cimicifuga tiene un efecto neutralizador de radicales libres que son esas sustancias que favorecen el envejecimiento.

En segundo lugar está el grupo de los fitoestrogénicos o fitoestrógenos, que son sustancias de origen vegetal que aportan estrógenos (estrógenos naturales). Son como un análogo de la hormona (tienen la misma función), pero a niveles mucho menos potentes, a veces hasta mil veces menos potente que la hormona humana, de esta manera se produce una regulación suave de los niveles hormonales. Dentro de los fitoestrógenos existen distintos tipos químicos, y los tres principales son la genisteína, los lignanos del aceite de lino, presentes por ejemplo en las semillas de lino, o las famosas isoflavonas de soja.

Y tenemos otro aporte muy interesante que es el astrágalo, que ayuda a elevar los niveles de DHEA, de la dehidroepiandrosterona que es muy interesante para ayudar a mejorar la sensación de pérdida de fuerza, de cansancio, de cambios de humor y de cambios en la composición corporal.

3. Estilo de vida.

Respecto al estilo de vida tenemos una buenísima herramienta es el ejercicio físico. No se sabe exactamente cómo se produce, pero sí está clara la asociación con una mejora de los síntomas en la menopausia, datos que se han obtenido en encuestas de calidad de vida. Así que el mejor consejo es que, en la medida de vuestras posibilidades, hagáis ejercicio físico y que mantengáis una buena rutina de ejercicio físico. Como en la menopausia se reduce la tasa metabólica, el ejercicio físico va a ser una gran ayuda para activar el metabolismo y ayudar a controlar el peso; siendo importante que mantengáis un peso adecuado para vuestra estatura.

Dentro de los hábitos de vida saludables, es muy importante la higiene del sueño. Se ha visto que hay una asociación directa entre tener un buen ciclo sueño-vigilia y la mejora de los síntomas. En este vídeo os contamos cómo conciliar el sueño y dormir bien.

Y algo muy importante es el mantenimiento, el cuidado y el fomento de buenas relaciones interpersonales. Las mujeres que mantienen buenos vínculos personales, realizan actividades sociales o pertenecen a algún grupo con un fin social, tienen una mejor experiencia de su vida posmenopáusica.

Sentido biológico de la menopausia.

Algo que también ayuda a llevar mejor toda esta etapa de la vida de la mujer es comprender que hay un valor biológico de todo ello.

Parece que el fin de la etapa reproductiva es algo poco ventajoso para la evolución, sin embargo esta característica de nuestra especie es algo que hemos ido arrastrando durante muchas generaciones, luego algo debe aportar a la evolución, al desarrollo y a la capacidad de supervivencia de nuestra especie. Y así es, somos los únicos primates en los que se produce un cese definitivo de la capacidad reproductiva y una fase posreproductiva de la vida tan larga.

Esto es un “truco” de la evolución, digamos así como la invención de la figura de la abuela, porque esto parece que fue uno de los mecanismos por los que se pudo producir el desarrollo de las etapas finales en el ascenso del desarrollo de nuestra especie. La abuela, la mujer en edad posmenopaúsica, es una mujer que ayuda a las crías de otra mujer, su hija, para favorecer su supervivencia y su desarrollo. En las tribus, en los pueblos cazadores-recolectores se sabe que la mujer en edad posmenopáusica, que supone hasta un 40% de las mujeres de estos grupos sociales, tiene un papel fundamental en la aportación a la economía y al desarrollo de todo el grupo. La aportación de la abuela es fundamental para el mantenimiento y el desarrollo de la especie.

Incluso los síntomas tan molestos y tan desagradables tienen también un sentido biológico. Cuando una mujer estaba incómoda porque le daban los sofocos, estaba de mal humor, le dolían las articulaciones, le molestaba la piel o tantas otras cosas, y reaccionaba además de una manera más masculina, más brusca, lo que hacía era apartarse, aislarse del resto del clan y transmitir el mensaje «mira, no estoy para fiestas, no me molestes» porque era una mujer que no estaba en edad reproductiva, no era fértil y por tanto que un macho se uniera a esta mujer iba a ser un mal uso de la energía vital.

Al final todo tiene sentido, y comprendiendo todo este sentido biológico de la menopausia o de la posmenopausia, esta se puede convertir en una etapa muy interesante para la mujer, para ayudar al cuidado de los hijos de otras mujeres o incluso para su propio autodescubrimiento como mujer, ya no con una función reproductiva sino el valor por sí misma.

Recordad que todos los síntomas de la menopausia tienen un sentido y una explicación desde el desequilibrio hormonal, y que en la alimentación, el ejercicio físico, la higiene del sueño, las técnicas cuerpo-mente para ayudar a gestionar el estrés, las relaciones sociales y los suplementos o la medicación, cuando es necesario utilizarla, tenéis herramientas muy útiles para ayudaros a llevar esta etapa de la vida de la mejor manera posible y sacarle todo su provecho.

Si no sabes por donde empezar, el Programa Vivir Mejor la Menopausia te dará la hoja de ruta para vivir mejor y más sana a partir de los 40.

¿Qué te ha parecido este artículo? 

¡Déjanos tu pregunta o tu comentario! Gracias.
Ayúdanos a compartir el conocimiento.

3 comentarios en “Menopausia: síntomas, estrógenos y otras hormonas

  1. Buena información, me encantó, tengo 57 años y hace 10 que estoy en menopausia. Mi pregunta es, SI son recomendados los ayunos prolongados, 2, 4 días por ejemplo, y mi pregunta es debido a que llevo ayunando 16/8 hartos meses y ultimamente incorporando más prolongados 48, 60 a 90 horas, me hacen muy bien para el control de la resistencia a la insulina y el apetito voraz, pero recientemente leí unos estudios que hablan que los ayunos prolongados no son recomendados al sexos femenino, que a las mujeres les ocasionan muchos problemas hormonales, estrógenos y en consecuencia en el hambre, atracones y cosas así, y un sin fin de nombres raros que desconozco, quisiera saber que opina ud., pues yo llevo dieta Keto y ayuno a diario y a veces 60 horas, y la verdad es que me siento regio. Gracias.

    1. Hola, Carmen. Soy Isabel. En el canal encontrarás un vídeo sobre «preguntas y respuestas sobre el ayuno» en el que hablamos de este tema que propones. Un saludo cordial!

  2. Hola soy una mujer de 52 años me someto a una histerectomía hace 4 meses ya no me siento la misma me duelen mucho los músculos y a veces me agarra como una desesperación hago ejercicio todas las mañanas de lunes a viernes pero me duelen los musculos.

Deja una respuesta

Responsable del fichero: ECommerce SDR SLU. Finalidad: Moderar comentarios. Legitimación: Consentimiento del interesado. Conservación: Hasta que no se solicite su supresión por el interesado. Comunicación de datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal. Derechos: El interesado puede ejercer sus derechos de acceso, rectificación, limitación o suprimir sus datos enviando un email a datos@vidapotencial.com. Más info en nuestra Política de Privacidad