Todos los artículosSalud

Enfermedad de Hashimoto: causas, síntomas y tratamientos

La enfermedad de Hashimoto o tiroiditis autoinmune es una enfermedad autoinmune contra la glándula tiroides que afecta típicamente a mujeres de mediana edad y cuya frecuencia ha aumentado de manera notable en los últimos años. Además del tratamiento hormonal, existen otras herramientas para ayudar a controlar los síntomas y mejorar la evolución de la enfermedad y con ello la calidad de vida de las personas con tiroiditis de Hashimoto.

Qué es la enfermedad de Hashimoto

La tiroiditis autoinmune, tiroiditis linfocítica, tiroiditis de Hashimoto o enfermedad de Hashimoto se caracteriza por la destrucción de la glándula tiroides por acción del sistema inmune. La enfermedad de Hashimoto tiene predilección por el sexo femenino: afecta a 2.2 hombres de 100.000 y 498.4 mujeres de 100.000 al año en todo el mundo.

El nombre de la enfermedad describe lo que sucede en la glándula: una inflamación (tiroid-itis) por un mecanismo de reacción autoinmune (el sistema inmunológico actúa contra el propio individuo). En el caso del “hashimoto” el nombre proviene del médico japonés Hakaru Hashimoto, que realizó la primera descripción de la enfermedad en 1912.

El tratamiento convencional se basa en la administración de hormona tiroidea (generalmente, T4), que ayuda a controlar los síntomas de hipotiroidismo en la mayoría de pacientes. Pero existe un porcentaje no desdeñable de personas con enfermedad de Hashimoto que no responden al tratamiento hormonal a pesar de tomar las dosis recomendadas. Es en estos casos cuando el uso de otras herramientas, como la alimentación, la actividad física y la gestión del estrés, es de especial ayuda.

En todos los casos, seguir una dieta adecuada, realizar actividad física y hacer una buena gestión del estrés son fundamentales para mejorar la calidad de vida de las personas con enfermedad de Hashimoto y la evolución de la enfermedad.

Síntomas de la enfermedad de Hashimoto

Al comienzo de la enfermedad pueden no existir síntomas visibles. El organismo compensa la reducción de los niveles de hormonas tiroideas T3 y T4 con una mayor descarga de su estímulo principal, la hormona TSH. Pero a medida que avanza la destrucción de la glándula y descienden más los niveles de hormonas tiroideas T3 y T4, se va manifestando la insuficiencia tiroidea.

regulacion de la tiroides

Las hormonas tiroideas T3 y T4 cumplen numerosas y variadas funciones vitales: la regulación del metabolismo, de la temperatura corporal, la cantidad de sangre que bombea el corazón, el desarrollo cerebral, la salud de los huesos, la contracción muscular, el movimiento intestinal, etc. Con el hipotiroidismo surgen por eso numerosos posibles síntomas inespecíficos y de comienzo gradual: fatiga, cansancio mental, estreñimiento, intolerancia al frío, rigidez, calambres musculares, síndrome del túnel del carpo, pérdida de apetito, aumento de peso, cabello seco, caída de cabello, piel seca y pálida y, en casos graves, daño del sistema nervioso y del riñón.

Causas de la enfermedad de Hashimoto

¿Por qué el sistema inmune, encargado de protegernos y velar por nuestra salud, se vuelve en contra nuestra y ataca a uno de nuestros órganos vitales?

En los últimos años y a causa del aumento marcado del número de personas con esta enfermedad, se ha ampliado el estudio de la tiroiditis de Hashimoto, sobre todo acerca de las causas que pueden estar detrás del inicio de la enfermedad. Si conocemos las causas, podremos detener el avance del problema.

1. Factores genéticos: se ha visto que existen genes que predisponen al desarrollo de la enfermedad de Hashimoto, algunos de los cuales también están presentes en otras enfermedades autoinmunes.

2. Permeabilidad intestinal: en la enfermedad de Hashimoto está alterada la pared intestinal, que debería actuar como una barrera selectiva, permitiendo el paso de nutrientes al interior del organismo y bloqueando el paso de sustancias peligrosas. Se trata de una barrera física, química e inmunológica, coordinada para actuar como una empalizada. El aumento de la permeabilidad intestinal es clave para que se desencadene el proceso autoinmune responsable de la enfermedad. Este aumento de la permeabilidad intestinal puede estar producido por cirugías, accidentes, quemaduras, sepsis, pancreatitis, inflamación intestinal, estrés, fármacos antiinflamatorios no esteroideos (AINEs), consumo de alcohol, intolerancia alimentaria (leche de vaca), sobrecrecimiento bacteriano o infecciones intestinales.

3. Infecciones: existen diversos virus, bacterias y hongos que se han visto implicados en el desarrollo de la tiroiditis autoinmune, y lo hacen por  asemejarse a nivel molecular a estructuras tiroideas o por encender la reacción inmunitaria contra la tiroides. Así, determinadas infecciones pueden ser un factor gatillo importante para el inicio de las enfermedades autoinmunes.

4. Intoxicación por toxinas y metales pesados: las sustancias tóxicas son otro factor desencadenante importante de la tiroiditis autoinmune, bien por daño directo de la pared intestinal y de la célula tiroidea, o bien por activar el sistema inmune. La exposición a PCBs (bifenilos policlorados), dioxina, metales pesados como el mercurio, ftalatos y bisfenol A se ha relacionado con alteraciones de la glándula tiroides a distintos niveles.

5. Vitamina D: se ha observado un claro déficit de vitamina D en personas con enfermedad de Hashimoto. El déficit de vitamina D contribuye a la pérdida de tolerancia natural a nuestro organismo e induce la producción de auto-anticuerpos con daño de las células, lo que acaba favoreciendo el desarrollo de fenómenos autoinmunes.

6. Intolerancia al gluten: existe una asociación entre la enfermedad de Hashimoto y la enfermedad celíaca. Esto puede deberse a un aumento de reactividad del sistema inmune, un problema de malabsorción intestinal o una deficiencia de elementos como el yodo y el selenio (necesarios para la síntesis de hormonas tiroideas).

7. Exceso de yodo: el yodo es esencial para la producción de hormonas tiroideas y la ingesta deficiente de yodo está asociada con la producción reducida de hormona tiroidea. Sin embargo, el exceso de yodo también puede ser perjudicial. El mecanismo subyacente no está completamente establecido. Para evitar los daños derivados del exceso de yodo es necesario asegurar un aporte adecuado de selenio que asegure el equilibrio selenio-yodo.

8. Factores hormonales: la diferencia en la frecuencia de la enfermedad entre mujeres y hombres y la relación entre la enfermedad de Hashimoto y el embarazo podrían ser explicadas por factores hormonales, como los niveles de estrógenos.

9. Estrés: cada vez hay más evidencia científica sobre el efecto negativo del estrés crónico en la salud. En particular, respecto a la enfermedad de Hashimoto, diversos estudios sugieren que las hormonas del estrés pueden provocar una mayor acción del sistema inmune sobre la glándula tiroidea. También se ha sugerido que el aumento de cortisol -típico del estrés crónico- inhibe la producción de hormonas tiroideas.

Cómo hacer dieta antiinflamatoria

Tratamiento multidisciplinar de la enfermedad de Hashimoto

Teniendo en cuenta todas estas causas y mecanismos implicados en el desarrollo de la enfermedad de Hashimoto, es fácil entender que el tratamiento multidisciplinar que incluya a todos ellos será de gran utilidad.

El abordaje convencional de la enfermedad se centra en corregir el déficit hormonal ocasionado por la destrucción glandular, es decir, suplementar al paciente con hormonas tiroideas, pero no actúa por lo general en las múltiples causas implicadas en el origen y el desarrollo de la enfermedad. El enfoque multidisciplinar de la enfermedad de Hashimoto incluye:

1. Tratamiento con hormona tiroidea

El tratamiento habitual para la enfermedad de Hashimoto consiste en la terapia sustitutiva con suplementación de hormona tiroidea levotiroxina (T4 sintética). Dado que en la enfermedad de Hashimoto hay un déficit de hormonas tiroideas T3 y T4, podría ser más interesante aportar una combinación de las dos hormonas tiroideas, pero de momento esto no es factible por la fluctuación de los niveles de hormonas tiroideas en sangre, difícil de controlar.

2. Alimentación en la enfermedad de Hashimoto

La alimentación influye de manera fundamental en la enfermedad de Hashimoto: es recomendable seguir una dieta antiinflamatoria rica en verduras y hortalizas, frutas de bajo índice glucémico, pescado azul de tamaño pequeño y mediano, alimentos de producción ecológica (sin tóxicos) y evitar los alimentos procesados y grasas trans.

También es conveniente evitar los cereales con gluten, como el trigo, y sustituirlos por quinoa, arroz, trigo sarraceno, teff o amaranto.

En el tratamiento nutricional de la enfermedad de Hashimoto es muy importante abstenerse de tomar soja, ya que dificulta la absorción de yodo, la síntesis de hormona tiroidea y su acción en el organismo.

Otro aspecto importante que se ha recomendado hasta ahora es reducir el consumo de crucíferas (col, brécol, coles de bruselas, repollo, coliflor) porque los isotiocianatos -fitoquímicos presentes en estos alimentos- reducen la absorción del yodo por parte de la tiroides. Ahora sabemos que solo sería necesario hacer esto cuando existe déficit de yodo y estas verduras son consumidas crudas.

3. Suplementos para la enfermedad de Hashimoto

      • Selenio (seleniometionina): facilita la síntesis de hormonas tiroideas, la reducción de auto-anticuerpos y mejora la calidad de vida de las personas con enfermedad de Hashimoto.
      • Yodo: la dieta sería suficiente para aportar la cantidad de yodo necesaria, por lo que no es necesario el uso de suplementos.
      • Vitamina D.
      • Ácido lipoico: puede tener un efecto positivo para el metabolismo periférico de las hormonas tiroideas, pero un estudio sugiere que el ácido lipoico reduce el efecto de la levotiroxina, por lo que no está clara su indicación en el tratamiento.
      • Otros: vitamina A, B12, zinc y hierro.
      • Enzimas digestivas: las deficiencias de enzimas digestivas pueden causar problemas de digestión que pueden contribuir a una mala absorción de nutrientes, intolerancia alimentaria, sobrecrecimiento bacteriano y enfermedades autoinmunes. Aunque no se ha establecido la relación directa con la enfermedad de Hashimoto, podría ser un suplemento nutricional beneficioso en su tratamiento.
      • Nutrientes para corregir la permeabilidad intestinal: ácidos grasos esenciales (omega 3 y omega 6), l-glutamina, n-acetil-glucosamina (NAG), melena de león.
      • Antioxidantes (quercetina, gingko biloba, vitaminas C y E, N-acetil-cisteína): reducen la inflamación y contribuyen al cuidado de la pared intestinal.
      • Prebióticos (galactooligosacáridos, fructooligosacáridos): ayudan a mejorar la pared intestinal y el equilibrio de la microbiota.
      • Probióticos: ayudan a mantener o restaurar la salud intestinal y la microbiota beneficiosa, y enfermedades relacionadas.
      • Zeolita: las zeolitas son compuestos cristalinos porosos que pueden actuar en el intestino como adsorbentes, detergentes o antidiarreicos, entre otros efectos. La suplementación con zeolita ha mostrado un efecto positivo en recuperar la integridad de la pared intestinal y reducir la inflamación.
      • Micoterapia: el uso de extractos de hongos medicinales como Reishi, Shiitake, Maitake o Chaga, con propiedades anti-inflamatorias y moduladoras del sistema inmune.
      • Calostro bovino: mejora la salud de la pared intestinal y regula la inmunidad. Estudios recientes sugieren que los componentes del calostro bovino benefician físicamente al individuo y al tratamiento de trastornos autoinmunes.

4. Metales pesados

Hay que evitar al máximo la exposición a metales pesados, en especial el mercurio. Para ello es recomendable evitar el consumo de pescado de gran tamaño (atún, tiburón, pez espada). Los pescados más seguros son el boquerón, el bacalao, la caballa, el lenguado, la merluza y la sardina. Por otra parte, otra fuente importante de mercurio son las amalgamas dentales, por lo que hay que valorar la retirada de las mismas, en condiciones de seguridad y con un tratamiento asociado quelante de metales pesados. La sauna ha demostrado ser muy efectiva para la eliminación de metales pesados y otros tóxicos, como el bisfenol A y los bifenilos policlorados.

5. Gestión del estrés y las emociones

Aunque no está claro el mecanismo directo por el que el estrés repercute en la enfermedad de Hashimoto, hay claros indicios de que altera los procesos relacionados con la inmunidad y la inflamación.

Varios estudios muestran la eficacia de la meditación y el yoga en la mejoría del control del estrés. Aunque no existen estudios específicos en pacientes con enfermedad de Hashimoto, sí existen revisiones en dos enfermedades autoinmunes de naturaleza similar: la esclerosis múltiple y la artritis reumatoide, y muestran una consistente evidencia para el uso de estas técnicas en la reducción del estrés y la mejora de las enfermedades autoinmunes.

También existe la posibilidad de utilizar suplementos nutricionales para favorecer el manejo del estrés: las llamadas “sustancias adaptógenas”, como la rhodiola rosea, con efectos beneficiosos sobre el rendimiento físico y mental; la vitamina B, el magnesio y los ácidos grasos; y la withania somnífera (aswagandha), que atenúa el daño oxidativo, reduce la ansiedad y ha mostrado una mejoría en personas con hipotiroidismo incipiente.

6. Actividad física

No hay estudios específicos sobre los efectos de la actividad física en la enfermedad de Hashimoto, pero sí se han llevado a cabo en otras enfermedades autoinmunes, y así se ha visto que la incidencia de artritis reumatoide, psoriasis, esclerosis múltiple y enfermedad inflamatoria intestinal es menor en personas que realizan actividad física regular. También existen estudios respecto al efecto de la actividad física en la función tiroidea y demuestran un efecto positivo de la práctica regular de ejercicio en personas con hipotiroidismo, mejorando su perfil de hormonas tiroideas.

El tratamiento de la enfermedad de Hashimoto debe incluir un enfoque multidisciplinar que pueda incidir en los diferentes factores relacionados con su desarrollo y en la repercusión de la enfermedad en todo el organismo. Incluir la alimentación, el aporte de complementos nutricionales, la actividad física y la gestión del estrés da resultados positivos a todos los niveles en las personas que sufren esta enfermedad.

Ver referencias y estudios

1 Documento de consenso de diagnóstico y tratamiento de la tiroides autoinmune de «Hashimoto».
2 Lee, SL (Updated: Jun 3, 2014). Medscape, ed. «Hashimoto Thyroiditis».
3 McGrogan A, Seaman HE, Wright JW, de Vries CS. The incidence of autoimmune thyroid disease: a systematic review of the literature. Clin Endocrinol (Oxf). 2008 Nov; 69(5):687-96.
4 Woeber KA. Levothyroxine therapy and serum free thyroxine and free triiodothyronineconcentrations. J Endocrinol Invest. 2002 Feb; 25(2):106-9.
5 Damiano Gullo, Adele Latina, Francesco Frasca, Rosario Le Moli, Gabriella Pellegriti and Riccardo Vigneri. Levothyroxine Monotherapy Cannot Guarantee Euthyroidism in All Athyreotic Patients. PLoS One. 2011; 6(8): e22552.
6 Ito M, Miyauchi A, Morita S, Kudo T, Nishihara E, Kihara M, Takamura Y, Ito Y, Kobayashi K, Miya A, Kubota S, Amino N. TSH-suppressive doses of levothyroxine are required to achieve preoperative native serum triiodothyronine levels in patients who have undergone total thyroidectomy. Eur J Endocrinol. 2012 Sep;167(3):373-8.
7  Jonklaas J, Davidson B, Bhagat S, Soldin SJ. Triiodothyronine levels in athyreotic individuals during levothyroxine therapy. JAMA. 2008 Feb 20;299(7):769-77.
8 Aaron Lerner, Patricia Jeremias, Torsten Matthias. The World Incidence and Prevalence of Autoimmune Diseases is Increasing. International Journal of Celiac Disease, 2015, Vol. 3, No. 4, 151-155.
9 Andrew W. Campbell.  Autoimmunity and the gut. Autoimmune Dis. 2014;2014:152428. doi: 10.1155/2014/152428. Epub 2014 May 13.
10 Arrieta MC, Bistritz L, Meddings JB. Alterations in intestinal permeability. Gut. 2006 Oct;55(10):1512-20.
11 Benvenga S, et al. Molecular mimicry and autoimmune thyroid disease. Rev Endocr Metab Disord. 2016 Dec;17(4):485-498.
12 Patrick L. Thyroid disruption: mechanism and clinical implications in human health. Altern Med Rev. 2009 Dec;14(4):326-46.
13 Wang J, Lv S, Chen G, Gao C, He J, Zhong H, Xu Y. Meta-analysis of the association between vitamin D and autoimmune thyroid disease. Nutrients. 2015 Apr 3;7(4):2485-98.
14 Roy A, Laszkowska M, Sundström J, Lebwohl B, Green PH, Kämpe O, Ludvigsson JF. Prevalence of Celiac Disease in Patients with Autoimmune Thyroid Disease: A Meta-Analysis. Thyroid. 2016 Jul;26(7):880-90.
15 Burek CL, Talor MV. Environmental triggers of autoimmune thyroiditis. J Autoimmun. 2009;33:183-189.
16 Yuquian Luo, Akira Kawashima, Yuko Ishido, Aya Yoshihara, Kenzaburo Oda, Naoki Hiroi, Tetsuhide Ito, Norihisa Ishii and Koichi Suzuki. Iodine excess as an environmental risk factor for autoimmune thyroid disease. Int J Mol Sci. 2014, 15:12895-12912.
17 Ljudmila Stojanovich. Stress and autoimmunity. Autoimmunity Reviews; 9(2010):A271-A2766.
18 Crinnion WJ. Organic foods contain higher levels of certain nutrients, lower levels of pesticides, and may provide health benefits for the consumer. Altern Med Rev. 2010 Apr;15(1):4-12.
19 Baker BP, Benbrook CM, Groth E 3rd, Lutz Benbrook K. Pesticide residues in conventional, integrated pest management (IPM)-grown and organic foods: insights from three US data sets. Food Additives & Contaminats. Volume 9, 2002 – Issue 5.
20 Średnicka-Tober D, Barański M, Seal C, Sanderson R, Benbrook C, Steinshamn H, Gromadzka-Ostrowska J, Rembiałkowska E, Skwarło-Sońta K, Eyre M, Cozzi G, Krogh Larsen M, Jordon T, Niggli U, Sakowski T, Calder PC, Burdge GC, Sotiraki S, Stefanakis A, Yolcu H, Stergiadis S, Chatzidimitriou E, Butler G, Stewart G, Leifert C. Composition differences between organic and conventional meat: a systematic literature review and meta-analysis. Br J Nutr. 2016 Mar 28;115(6):994-1011.
21 Wichman J, Winther KH, Bonnema, Hegedüs L. Selenium Supplementation Significantly Reduces Thyroid Autoantibody Levels in Patients with Chronic Autoimmune Thyroiditis: A Systematic Review and Meta-Analysis. Thyroid. 2016 Dec;26(12):1681-1692.
22 Fan Y, Xu S, Zhang H, Cao W, Wang K, Chen G, Di H, Cao M, Liu C. Selenium supplementation for autoimmune thyroiditis: a systematic review and meta-analysis. Int J Endocrinol. 2014;2014:904573.
23 Mazokopakis EE, Papadomanolaki MG, Tsekouras KC, Evangelopoulos AD, Kotsiris DA, Tzortzinis AA. Is vitamin D related to pathogenesis and treatment of Hashimoto’s thyroiditis? Hell J Nucl Med. 2015 Sep-Dec;18(3):222-7.
24 Simsek Y, Cakır I, Yetmis M, Dizdar OS, Baspinar O, Gokay F. Effects of Vitamin D treatment on thyroid autoimmunity. J Res Med Sci. 2016 Oct 18;21:85
25 Chaudhary S, Dutta D, Kumar M, Saha S, Mondal SA, Kumar A, Mukhopadhyay S. Vitamin D supplementation reduces thyroid peroxidase antibody levels in patients with autoimmune thyroid disease: An open-labeled randomized controlled trial. Indian J Endocrinol Metab. 2016 May-Jun;20(3):391-8.
26 Hossein-nezhad A, Holick MF. Vitamin D for health: a global perspective. Mayo Clin Proc. 2013 Jul;88(7):720-55.
27 Shu XL, et al. Effects of glutamine on markers of intestinal inflammatory response and mucosal permeability in abdominal surgery patients: A meta-analysis. Exp Ther Med. 2016.
28 Godhia M.L, Patel N. Colostrum – its Composition, Benefits as a Nutraceutical – A Review. Curr Res Nutr Food Sci 2013; 1:37-47.
29 Manfred Lamprecht,corresponding author Simon Bogner, Kurt Steinbauer, Burkhard Schuetz, Joachim F. Greilberger, Bettina Leber, Bernhard Wagner, Erwin Zinser, Thomas Petek, Sandra Wallner-Liebmann, Tanja Oberwinkler, Norbert Bachl, and Gert Schippinger. Effects of zeolite supplementation on parameters of intestinal barrier integrity, inflammation, redoxbiology and performance in aerobically trained subjects. J Int Soc Sports Nutr. 2015; 12: 40.
30 Sterzl I, Prochazkova J, Hrda P, Matucha P, Bartova J, Stejskal V. Removal of dental amalgam decreases anti-TPO and anti-Tg autoantibodies in patients with autoimmune thyroiditis. Neuro Endocrinol Lett. 2006 Dec;27 Suppl 1:25-30.
31 Rafati-Rahimzadeh M, Rafati-Rahimzadeh M, Kazemi S, Moghadamnia AA. Current approaches of the management of mercury poisoning: need of the hour. Daru. 2014; 22(1):46.
32 Pascoe MC, Thompson DR, Jenkins ZM, Ski CF. Mindfulness mediates the physiological markers of stress: Systematic review and meta-analysis. J Psychiatr Res. 2017 Dec;95:156-178.
33 Khoury B, Knäuper B, Schlosser M, Carrière K, Chiesa A. Effectiveness of traditional meditation retreats: A systematic review and meta-analysis. J Psychosom Res. 2017 Jan;92:16-25. 18.
34 Parsons CE, Crane C, Parsons LJ, Fjorback LO, Kuyken W. Home practice in Mindfulness-Based Cognitive Therapy and Mindfulness-Based Stress Reduction: A systematic review and meta-analysis of participants’ mindfulness practice and its association with outcomes. Behav Res Ther. 2017 Aug;95:29-41.
35 Sharif K, Watad A, Bragazzi NL, Lichtbroun M, Amital H, Shoenfeld Y. Physical activity and autoimmune diseases: Get moving and manage the disease. Autoimmun Reviews. Volume 17, Issue 1, Jan 2018, pages 53-72.
36 Di Giuseppe D, Bottai M, Askling J, Wolk A. Physical activity and risk of rheumatoid arthritis in women: a population-based prospective study. Arthritis Res Ther. 2015; 17(1).
37 Dorans KS, Massa J, Chitnis T, Ascherio A, Munger KL. Physical activity and the incidence of multiple sclerosis. Neurology. 2016 Oct 25;87(17):1770-1776.
38 Persson PG, Leijonmarck CE, Bernell O, Hellers G, Ahlbom A. Risk indicators for inflammatory bowel disease. Int J Epidemiol. 1993; 22(2):268-272.
39 Frankel HC, Han J, Li T, Qureshi AA. The association between physical activity and the risk of incident psoriasis. Arch Dermatol. 2012 Aug;148(8):918-924.
40 Ciloglu F, Peker I, Pehlivan A, Karacabey K, Ilhan N, Saygin O, Ozmerdivenli R. Exercise intensity and its effects on thyroid hormones. Neuro Endocrinol Lett. 2005 Dec;26(6):830-4.
41 Kanaka-Gantenbein C. The impact of exercise on thyroid hormone metabolism in children and adolescents. Horm Metab Res. 2005 Sep;37(9):563-5.
42 Akash Bansal, Amit Kaushik, CM Singh, Vivek Sharma, Harminder Singh. The effect of regular physical exercise on the thyroid function of treated hypothyroid patients: An interventional study at a tertiary care center in Bastar region of India. Arch Med Health Sci 2015;3:244-6.

¿Qué te ha parecido este artículo?

¡Déjanos tu pregunta o tu comentario! Gracias.
Ayúdanos a compartir el conocimiento.

40 comentarios en “Enfermedad de Hashimoto: causas, síntomas y tratamientos

  1. Muchas gracias por tus consejos Isabel , tengo esta enfermedad y es muy tediosa 😅 voy a poner en practica todos tus consejos a ver si la llevo mejor
    Un abrazo
    Assumpta

  2. Muchas gracias por tratar este articulo.
    Me gustaria tener alguna referencia de bibliografia sobre este tema dado a que hay tanta.
    Un saludo y enhorabuena por esta iniciativa tan util y proxima.
    Cristina

  3. Muchas gracias por el informe excelente! de gran ayuda para los que tenemos Hashimoto. Una consulta, que opinión tiene sobre el Yodo Lugol al 5%? He mejorado mucho tomandolo 2 gotitas con betaglucano en agua. Tiene conocimiento sobre este protocolo? muchas gracias!!!

  4. Muchísimas gracias.!
    Me encanta como explicas todo de manera tan didáctica! Ojalá mi endocrino me hubiera contado esto al diagnosticar e un hasimoto de libro.
    Un placer poder disfrutar de vuestros contenidos!

  5. Hola a los dos, ante todo gracias por sus videos instructivos en donde realmente son pocos los profesionales de la medicina que nos brindan alternativas diferentes para mantener y/o recuperar la salud.
    Hace unos días que me operaron de la vesícula y quería saber si pueden informarnos a aquellos que ya no la tenemos sobre el cuidado que debemos de tener en la alimentación (si podemos hacer la dieta cetogénica, el ayuno intermitente, que alimentos comer y cuales evitar…), en el ejercicio físico (recomendaciones para aquellos que solo deseamos mantenernos bien…). Y TAMBIEN instruirnos sobre problemas de intolerancia a los AINS (anti-inflamatorios no esteroideos, no se si así se escribe en español, yo vivo en Bruselas).
    En fin, muchas gracias de antemano y aprecio y os sigo frecuentemente, ojalá un día pudieran venir por acá, y por que no, organizar conferencias de la salud integrativa para la comunidad hispanohablante, cuenten conmigo para organizarlo y contactos!

    Un abrazo

    1. Hola, Marcosh. Soy Isabel. Muchas gracias por el comentario y por seguirnos. Tomamos nota de estas peticiones. Son temas importantes y frecuentes, así que los trataremos en alguno de nuestros artículos. ¡Saludos cordiales!

  6. Muy interesante.Yo tengo Hashimoto desde que cogí hace ahora tres años la momonucleosis. Se me disparó el colesterol por una dislipemia. Desde hace ya 10 años llevo una alimentación estilo Paleo pero hace unos dos años comencé con la dieta cetogenica. En ella estoy ahora pero no tan alta en grasas. Me voy moviendo ente 60/70 g de grasa y 120 de proteínas al día. Hago ejercicio, ayunos, sauna… yo nunca tuve tantos síntomas negativos solo cansancio. Y ahora he mejorado mucho pero por dónde leo y releo (Montse Reus, mi grupo de Facebook de Hipotiroidismo… todos desaconsejan la keto… de ahí mis dudas. Gracias Dra.

  7. Buenos días Isabel. Pedazo de artículo soy seguidora vuestra desde hace poco os conocí x los popcads y gracias a Marcos Vázquez. Me encantaría. Tengo un par de dudas tengo hipotiroidismo y he empezado a seguir tus consejos aunque algunos llevo años como el de no consumir gluten, he empezado hace poco a quitarme los lácteos. Tomo hierro xq tengo anemia ferropina. Y he empezado hoy a tomar zeolita y Chlorella también probióticos xq he estado con antibióticos, y la pregunta es cuánto tiempo hay que estar consumiendo estos productos. Ahh también tomo ashwanda y he notado que estoy mejor ya que ahora tengo la TSH alta. Y otra cosa que opinas del mismo. Muchas gracias x todo. Un abrazo

  8. Hola Isabel, Fui diagnosticada hace 1 mes con la enfermedad. la verdad por la caída del pelo, y la dificultad para bajar de peso, las tengo hace por ahí 2 años y medio. Estoy luchando primero con no sentirme cansada y que no me duelan las articulaciones. De todo lo que he visto y leído me paree tu video el mas serio. Me gustaría saber, si la carne, el pollo y el huevo pueden estar incluidos en mi dieta. Mil gracias.

  9. El gran reto de Hasimoto es que los profesionales se pongan de acuerdo en recomendarnos una dieta, un abordaje multidisciplinar.Los medicos no estudian nutricion, no saben.Y los nutricionistas no tienen claro lo de la dieta.Hasimoto solo ven tiroides, no ven lo que lo produce.
    Es un poco descorazonador.

  10. Hola Dra. Isabel!
    Me pareció muy muy interesante, esclarecedor y educativo todo este artículo.
    Quería comentarte mi experiencia con la T. de Hashimoto.
    Ahora tengo 61 años y me la diagnosticaron a los 40 ó 45 años.
    Me medicaron con levo pero mi cuerpo rechazaba muchas de las marcas del mercado. Llegó a mi conocimiento la celuloterapia, probé y anduve muy muy bien. además investigué el tema alimentario y suspendí harinas y lácteos .
    Esto ayudó muchisimo. Muchas gracias! Cariños. BEA

  11. !!GRACIAS DRA. ISABEL!!
    MUY CLARO Y MUY INSTRUCTIVO SU ARTICULO.
    Mi esposa tienen hipotiroidismo desde hace varios años , hace tres meses comencé a sentirme muy cansado, con entumecimienti adormecimiento de manos y mucho sueño , me recomendó ver a su endocrinóloga quien me encargó unos estudios en Abril de 2019 y al parecer tengo la enfermedad de Hashimoto.
    La dra se jubilará en un un mes y ahora tengo que buscar quien trate mi enfermedad, su articulo ha sido de gran ayuda para orientarme.

    Los resultados del estudio fueron los siguientes:
    AC-ANTI PEROXIDASA ULTRASENSIBLE- ATPO
    Método: Electroquimioluminiscencia
    87,0 UI/ML Valor de ref: hasta 34,0

    ANTI TIROGLOBULINA ULTRASENSIBLE (ATG- US)
    Método: >> Electroquimioluminiscencia
    377,0 UI/ML Valor de ref: hasta 115,0

    T4 – TIROXINA TOTAL Método: Electroquimioluminiscencia
    7,1 ΜG/DL valor de ref: 4,6-12,0

    T4L-TIROXINA LIBRE
    Método: Electroquimioluminiscencia
    1,30 NG/DL valor de ref: 0,93-1,70
    Nuevamente gracias por su aporte, es de gran valor para mi.

    1. Hola, José Luis. Soy Isabel. Gracias por su comentario. Me alegro mucho de que el video le haya servido de utilidad. Para su seguimiento le recomiendo buscar un médico con enfoque integrativo que tenga en cuenta las distintas variables de las que hablo. Creo que será muy beneficioso para usted (y su esposa). Saludos cordiales.

  12. Hola Dr,

    Muy interesante el artículo, muy útil y muy en la línea de lo que realmente nos funciona a las personas que padecemos la enfermedad de Hashimoto.

    Mi experiencia comenzó hace ya más de un año y desde el principio investigué mucho sobre el tema e intenté hacer todo lo posible para paliar los síntomas de la enfermedad que no fuera únicamente supliendo la hormona mediante hormona sintética. El cambio más sustancial que hice fue dejar de comer gluten y así estuve durante 8 meses de manera radical. Cero gluten y cero trazas. Los resultados fueron maravillosos y la hormona se reguló completamente tomando una dosis muy baja de hormona (Eutirox 50). Tras 8 meses así, decidí volver a comer normal para comprobar si realmente el motivo era el gluten. Quería cerciorarme de que, ya que estaba limitando mi vida, fuera porque realmente el haber dejado el gluten era el motivo de que la hormona estuviera tan controlada con tan poca medicación. Así que he pasado 4 meses comiendo normal, sin ningún tipo de restricción al gluten. Hay que decir que mis anticuerpos del gluten salen negativos y tampoco tengo molestias intestinales cuando lo como, pero los resultados tras 4 meses comiéndolo han sido más que concluyentes con respecto a lo que producen en mi nivel de anticuerpos del gluten. Repentinamente tengo la TSH disparada, T4 baja de nuevo y anticuerpos por las nubes. Bien, confirmamos mediante el experimento la eficacia de llevar una dieta libre de gluten. Y ahora mi duda es, libre de gluten al 100% o es suficiente con dejar de comer cosas que evidente tienen gluten como la pasta normal y el pan? Yo, durante los 8 meses de dieta sin gluten no tomaba nada que pudiera contener trazas. Por ejemplo, un arroz cocinado con Avecrem, o un tomate aliñado con comino molido normal (suelen llevar trazas) yo no lo comía. Ya que tras las evidencias voy a volver nuevamente a mi dieta sin gluten, me gustaría confirmar cuan estricta debe ser. Si realmente es necesario dieta 100% libre de gluten lo haré de nuevo sin dudarlo, pero si puedo llevar una vida más fácil siendo algo más flexible me gustaría saberlo.

    Muchas gracias de antemano.

    1. Hola, Ángela. Gracias por su comentario. Nos alegramos mucho de que nuestros tutoriales sean de utilidad. En la tiroiditis de Hashimoto la recomendación respecto al gluten es su retirada completa. Como usted misma ha comprobado, la mejora es significativa. Así que, ánimo, disciplina, observación… ¡a por ello! Es incómodo y a veces muy difícil pero merece la pena. Un saludo muy cordial.

  13. Buenos días! Mi nombre es Tatiana y sigo mucho tus entrevistas y charlas, soy celíaca y tengo hipotiroidismo de hashimoto, lo tengo controlado con Eutirox 50. Mi duda es si puedo hacer una dieta cetogenica a medias, no estricta y mi tiroides no se verá afectado? Muchas gracias por la información. Un abrazo, Tatiana

    1. Hola, Tatiana. Una dieta tipo cetogénica puede ser de ayuda para ti pero es importante que busques un profesional que te asesore para poder tener en cuenta todos los factores de tu salud y darte las recomendaciones apropiadas. ¡Un saludo!

  14. Hola Isabel, soy Natalia y te he descubierto hoy! Muchas gracias por el vídeo y el artículo sobre Hashimoto. Lo padezco desde los 30. A pesar de tomar Eutitox 50, tengo lo que llamo “ataques de cansancio”, mucho estrés y sequedad en la piel, boca y pelo. Tengo una pregunta: he entendido que el gluten debe suprimirse del todo. Pero, las leches? Vaca, oveja…. Adoro el queso curado de oveja.
    Cómo sé dónde encontrar las sustancias que recomiendas?
    Gracias!!!

    1. Hola, Natalia. Soy Isabel. ¡Gracias por tu comentario! La leche es uno de los alimentos que se relacionan con daño de la barrera intestinal y, como consecuencia, pueden empeorar esta enfermedad. Sobre todo, la de vaca y especialmente la de producción industrial; toleramos mejor la de oveja y la de cabra así que puedes buscar derivados de éstas, y siempre que puedas, de producción ecológica. Podrás encontrarlos en herbolarios, tiendas de dietética y en grupos de consumo o en contacto directo con los productores. ¡Que vaya muy bien! ¡Saludos!

  15. Muchísimas gracias doctora Isabel. Hace un mes me diagnosticaron hipotiroidismo y he investigado mucho, pero su video me ha ayudado muchísimo a comprender por qué adquirí esta condición.

  16. Hola doctora, quería agradecerle el artículo. No hay mucha información sobre esta dura enfermedad y se agradece cuando un médico explica las cosas.

    1. Buenas tardes Paqui. Desde Vida Potencial no respondemos a consultas médicas personales. Te recomendamos acudir a un profesional de la salud que evalúe tu caso y resuelva tus dudas. Un saludo.

  17. Tengo un familiar muy cercano con enfermedad de Hashimoto y la mayoría de la gente no sabe lo que significa vivir cada día con esta enfermedad. Es muy duro.

    Muchas gracias.

  18. Hola queria preguntar que relación tiene el vitiligo con la enfermedad de Hashimoto. He buscado en internet y mencionan que el vitiligo es frecuente en personas con esta enfermedad.
    Muchas gracias

    1. Hola, Mónica.
      Efectivamente, ambas enfermedades se presentan frecuentemente juntas. Según un estudio llevado a cabo por la Sociedad Europea de Dermatología y Venereología, el 55% de los pacientes con vitiligo presentan otra enfermedad autoinmune asociada y entre ellas la más frecuente es la tiroiditis de Hashimoto.

      Saludos.

      Saludos.

  19. Hola buen día! Gracias por este blog tan educativo. Especialmente para todos aquellos pacientes que hemos sufrido esta enfermedad autoinmune tan incomprendida y extraña. Este año fui diagnosticada con hipotiroidismo de hashimoto con niveles de hormona en 325. Todo mi cuerpo había colapsado y estuve internada en el hospital. Uno de los aspectos importantes que los endocrinólogos conocen y no te explican es cómo afecta emocionalmente esta enfermedad. A mi me dio depresión, miedo, sensación de que me iba a morir. Además de eso, mientras me adecuaban la dosis, sufrí mucho dolor en el abdomen por estreñimiento y hasta me puse amarilla. En 4 meses he visto resultados, pero poco a poco he ido aprendiendo. Gracias por los tips sobre la dieta. Voy a aplicarlos y a ver qué tal me va.

  20. Hola, has comentado en youtube tomar LTA para eliminar metales pesados. Pero no se qué es y dónde comprarlo. Podrias ayudarme?

    1. Hola Elisabeth. Te refieres al EDTA. Consulta con un profesional de la salud antes de tomar cualquier suplemento para estar informada de sus propiedades. Un saludo.

  21. Hola. Al tener hipotiroidismo según escuché en uno de tus videos, no es conveniente consumir alga espirulina, porqué? Y, tampoco es recomendable tomar lecitina de soya?. Gracias por la información. Saludos!

  22. Hola, muchas gracias por vuestra dedicación, aprecio mucho vuestro enfoque, sois de gran ayuda.
    En un caso de hashimoto con TSH menor a 10. ¿Es realmente necesaria la sustitución hormonal? No me agrada la idea de depender de la medicación, ni exponerme a sus efectos secundarios si puedo tratar de mejorar aplicando el resto de recomendaciones. ¿Existen datos acerca de cómo se prevee la evolución de esta enfermedad sin tratamiento farmacológico?. Por un lado me pregunto: ¿Se acelera la destrucción de la tiroides sin la suplementación hormonal?. Y por otro: ¿Se atrofia la función tiroidea con el uso de la suplementación, quedando completamente dependiente una vez la has tomado durante largo tiempo?
    Gracias de nuevo. Y perdón por la parrafada.

  23. Isabel, gracias por tus vídeos, son estupendos y nos ayudan muchísimo a los que tenemos patologías y a los que están sanos.
    Tengo Hashimoto y los neutrofilos siempre me salen un poco bajos y el “complemento -srm….un pelin bajo”, el colesterol bueno muy alto y el malo….disparado, he llegado alguna vez a 320. Soy bastante delgada y me gustaría saber, por favor, si el ayuno intermitente con té cetogénico estaría recomendado para mi.

    Muchísimas gracias y una abrazo .

  24. Muchísimas gracias por tanta claridad.. la verdad es que los médicos occidentales o de escritorio solo mandan la pastillita en ayunas pero no hablan de nada de ésto que explicas… Solo dicen que si nos tomamos la pastilla no tenemos que cambiar nada de nuestra vida normal… LA GRAN MENTIRA.

  25. Hola Isabel, de verdad que de tantos artículos que he leído este es uno de los mejores. Mi nombre es mariuska y fui diagnosticada hace 3 meses y solo me enviaron vitamina D una vez a la semana. Se pueden tomar tantas cosas a la vez… cómo organizo la inventa del magnesio, previoticos, ginko villa y otras gracias por estar aquí en esta etapa de nuestras vidas.

Deja una respuesta

Responsable del fichero: ECommerce SDR SLU. Finalidad: Moderar comentarios. Legitimación: Consentimiento del interesado. Conservación: Hasta que no se solicite su supresión por el interesado. Comunicación de datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal. Derechos: El interesado puede ejercer sus derechos de acceso, rectificación, limitación o suprimir sus datos enviando un email a datos@vidapotencial.com. Más info en nuestra Política de Privacidad