Todos los artículosSalud

Endometriosis: síntomas y tratamiento

El desconocimiento en torno a la endometriosis agrava el sufrimiento de las mujeres que la padecen. La de la endometriosis es una historia de dolor y frustración en estas mujeres que ven limitada su vida cotidiana porque no pueden ir a trabajar, tienen que frenar la práctica deportiva, limitar sus relaciones sociales, y además sufriendo un dolor ante el cual muchas veces tienen que oír eso de “aguanta, que no será para tanto”.

¿Qué es la endometriosis?

La endometriosis es la presencia de endometrio, el revestimiento interno del útero, fuera del útero. El útero se asemeja a una pera invertida -con la parte más ancha hacia arriba- hueca, con una cavidad interna que podría corresponder en este símil al espacio resultante de retirar el corazón de la fruta. La cavidad interna del útero está revestida por una capa de células que se denomina «endometrio».

La endometriosis es la presencia de endometrio fuera del útero: se puede encontrar en el aparato genital, por ejemplo sobre la superficie externa del útero, en los ovarios -donde puede dan lugar a la formación de quistes- y en las trompas de Falopio. Estas células pueden formar implantes endometriales en otros órganos de la cavidad abdominal como puede ser el recto u otros tramos del tubo digestivo o la vejiga urinaria, por ejemplo. O incluso llegar a órganos y tejidos más alejados, como los pulmones o la piel.

¿Cómo es posible que lleguen las células del endometrio a estas zonas anómalas? Hay distintas teorías, una de ellas es que se producen menstruaciones retrógradas, es decir que en lugar de seguir el curso normal de evacuación hacia el exterior del cuerpo por la vagina, las células del endometrio engrosado ante los cambios hormonales ascienden por el útero y salen por las trompas de Falopio, y así llegan a la cavidad pélvica y surgen implantes endometriales. Otra teoría es que viajan a través de los vasos sanguíneos y/o linfáticos, o a través de cicatrices de heridas quirúrgicas. También existe la hipótesis de que sean células del peritoneo -el recubrimiento interno de la cavidad abdominal- que se diferencian hacia células endometriales o que el sistema inmune sufre algún tipo de alteración por la cual es incapaz de reconocer a las células endometriales como extrañas allá donde no deben estar y es incapaz de eliminarlas y barrer de células anómalas los tejidos donde no deberían encontrarse.

En todos los casos hay una influencia hormonal con una predominancia de la actividad de los estrógenos frente a la progesterona, razón que explica que la endometriosis sea más frecuente en determinados casos:

  • Mujeres que tienen la menarquia o primera regla temprana.
  • Mujeres con menopausia tardía y una larga exposición a la influencia hormonal de los estrógenos.
  • Mujeres que no han tenido ningún embarazo.
  • Mujeres con antecedentes familiares de alteraciones del aparato reproductor.
  • Mujeres con un bajo índice de masa corporal, o bajo peso para su estatura.

Libros de salud, nutrición y estilo de vida

 

Algo muy importante,  por los tiempos en los que vivimos, es que se ha visto la asociación de la endometriosis con la exposición a disruptores endocrinos. Los disruptores endocrinos son sustancias químicas procedentes del exterior y que tienen una estructura química tan parecida a nuestras propias hormonas que se unen a los receptores celulares correspondientes para activarlos o bloquearlos. En el caso de la endometriosis, los disruptores endocrinos imitan el efecto de los estrógenos y generan un resultado neto de predominio de la actividad de los estrógenos frente a la progesterona. Este aspecto cobra especial importancia en la actualidad porque hace años las personas que estaban expuestas a disruptores endocrinos eran aquéllas con profesiones específicas en las que manejaban productos químicos determinados, pero hoy en día todos estamos expuestos a diario al efecto de los disruptores endocrinos presentes en los plásticos de las botellas de agua, de los tupper de plástico, las envolturas de plásticos de los alimentos procesados, la ropa, los tejidos del hogar, las pinturas sintéticas, los cosméticos, los productos de limpieza, etc. Hay hasta 600 sustancias reconocidas como disruptores endocrinos y nos afectan a todos en mayor o menor medida cada día.

Síntomas de la endometriosis

1. Dolor

Con los cambios hormonales, las elevaciones y bajadas de estrógenos y progesterona, las células endometriales responden: el endometrio se engruesa, se desprende y sangra, lo que a nivel del útero se traduce en una menstruación. Fuera del útero también ocurre este proceso en respuesta a los cambios hormonales, y ese engrosamiento del endometrio y ese sangrado interno irrita los tejidos y produce dolor.

Dolor en distintas zonas, dolor con las menstruaciones, dolor a nivel pélvico o abdominal bajo, dolor en el resto del abdomen con hinchazón acompañante y dolor en la parte baja de la espalda, en la zona lumbar. Es un dolor mucho más intenso que el de una menstruación normal: un dolor como el de una puñalada, muy intenso, agudo y profundo.

Hay dolor también asociado a las relaciones sexuales: durante y/o después de ellas, lo que se conoce como dispareunia. Dolor con los movimientos intestinales e incluso dolor al orinar, que suelen ser más frecuentes durante la menstruación.

Todo este cuadro de dolor suele empezar en los primeros meses tras la primera regla y es un dolor tan agudo que obliga a las mujeres con endometriosis a quedarse en casa, tener que dejar de trabajar o tener que suspender compromisos sociales o la práctica de deporte.

2. Sangrado

Además del dolor, algo típico de la endometriosis es el sangrado, generalmente en forma de una regla muy abundante y también a modo de sangrados entre las reglas, lo que se denomina «hemorragias intermenstruales».

3. Infertilidad

Una complicación frecuente de la endometriosis es la infertilidad. Entre un 30% y un 50% de las mujeres con endometriosis pueden tener problemas para quedarse embarazadas. En respuesta a los episodios repetidos de sangrado y de inflamación acompañante, la endometriosis va provocando con el tiempo una fibrosis reactiva en forma de cicatrices internas que con el paso de los meses y de los años pueden acabar afectando a la capacidad reproductiva por afectación de la movilidad de las trompas de Falopio o por daño directo de las células sexuales.

Esa fibrosis puede generar también adherencias con otras estructuras internas y provocar otros problemas asociados, como puede ser la alteración de los movimientos intestinales.

4. Otros síntomas

Puede haber otros síntomas como náuseas, vómitos, fatiga o cambios del ritmo intestinal alternando entre diarrea y estreñimiento. Es importante conocer este hecho porque a veces la endometriosis se confunde en su diagnóstico al presentar los síntomas típicos del síndrome de intestino irritable, que característicamente se manifiesta por esa alternancia entre diarrea y estreñimiento.

La intensidad de los síntomas no va directamente relacionada con la gravedad de la endometriosis. Puede haber casos de endometriosis leve, de pocos implantes de endometrio o de pequeño tamaño, con mucha clínica, con un dolor muy intenso y muy frecuente, y casos de endometriosis grave con muchos implantes, quistes ováricos, afectación de órganos a distancia, etc. y sin embargo con poca manifestación clínica y poco dolor.

Tratamiento de la endometriosis

¿Qué hay que hacer ante la sospecha de una endometriosis o cuando se están padeciendo reglas de mucho dolor, muy intenso y repetido? La respuesta es: ir al ginecólogo. Habrá que hacer una exploración ginecológica completa y aplicar alguna técnica de imagen específica para poder detectar y valorar la presencia de endometriosis.

1. Tratamiento convencional

El tratamiento convencional que se emplea en el tratamiento de la endometriosis consiste en el uso de analgésicos para aliviar los síntomas, en este caso el dolor, que es el síntoma más acusado y más característico de la endometriosis, y también se emplea el tratamiento hormonal para atenuar las subidas y bajadas de hormonas sexuales en sangre y así aliviar los efectos hormonales sobre el endometrio implantado en los distintos órganos y tejidos. Las hormonas se pueden administrar por vía oral (la píldora), en forma de implantes o en forma de dispositivo intrauterino (DIU) con hormonas.

2. Tratamiento quirúrgico

En casos avanzados o con muchos síntomas se emplea el tratamiento quirúrgico. El tratamiento quirúrgico será más o menos conservador según la gravedad de la endometriosis y consiste en retirar los implantes de endometriosis. Se puede hacer con laparoscopia, que consiste en hacer una pequeña incisión en el abdomen a la altura del ombligo; y en los casos más graves en los que hay más implantes, más fibrosis o adherencias, puede ser necesario hacer una laparotomía, que es una incisión más amplia en la pared abdominal para poder llegar, observar y tratar de una manera más cómoda la cavidad interna.

Libros de salud, nutrición y estilo de vida

3. Otras herramientas

En nuestro día a día contamos con herramientas que podemos utilizar para aliviar el problema de la endometriosis.

Alimentación

Respecto a la alimentación, un consejo muy importante que considero que debe ser el pilar fundamental del tratamiento y el autocuidado en caso de endometriosis es hacer una dieta antiinflamatoria a base de alimentos naturales, evitar los alimentos procesados, de índice glucémico medio o bajo, evitar los azúcares (azúcar y edulcorantes), harinas refinadas, refrescos, todos los alimentos de índice glucémico alto que favorecen la inflamación, etc., y hacer una dieta que favorezca el cuidado de nuestro hígado y nuestro intestino.

En el hígado se produce el metabolismo de las hormonas sexuales y en el intestino este continúa fundamentalmente por la acción de la microbiota, la famosa flora intestinal, por lo que en la endometriosis es crucial seguir una dieta que cuide nuestro aparato digestivo y nuestra flora intestinal.

Aquí tenéis algunos artículos relacionados por si os interesa saber un poco más:

Dieta antiinflamatoria, inflamación subyacente y como controlarla.

Qué es el índice glucémico y por qué es importante

Problemas con el trigo, los lácteos y el azúcar.

5 alimentos antiinflamatorios.

Suplementación

Existen otras herramientas que podemos utilizar en el cuidado de la endometriosis que tienen que ver con la alimentación y son los suplementos nutricionales. Aquí contamos con tres suplementos fundamentales:

  • Suplementos de ácidos grasos esenciales: omega 3 antiinflamatorios y omega 6 reguladores de las hormonas sexuales femeninas.
  • Suplementos de zinc-cobre: este aporte mineral es muy importante para asegurar la salud de nuestro eje neuro-endocrino (nervioso-hormonal).
  • Suplementos de enzimas proteolíticas: la serrapeptasa, también llamada serrapeptidasa o serratiopeptidasa. Son enzimas que tienen la función de disolver estructuras de tipo proteico como son las adherencias, la fibrosis, todas esas cicatrices internas, y tienen un efecto reductor de la endometriosis y un efecto antiinflamatorio asociado.

Es una herramienta que hay que tener en cuenta en el tratamiento de la endometriosis porque está ofreciendo muy buenos resultados. Y de nuevo, como siempre que se trata de la utilización de suplementos nutricionales, hay que ajustar la dosis y la frecuencia de toma a las necesidades de cada persona, que deberá ser supervisado por un profesional.

Otro aspecto interesante en cuanto a los suplementos nutricionales es que ha mostrado ser muy útil también utilizar suplementos naturales que puedan modular los niveles de hormonas sexuales en sangre, como el dong quai o angélica (Angelica sinensis), para intentar atenuar el efecto estrogénico y aumentar un poco el efecto de la progesterona. Todo ello, de nuevo, consultado con un profesional que recomiende lo que cada mujer necesite.

Estilo de vida

Y respecto al estilo de vida disponemos también de herramientas muy útiles:

  • Sauna: la sauna es un elemento importante para ayudar a eliminar de nuestro organismo las toxinas, y en particular los disruptores endocrinos. Es una de las mejores herramientas para hacer una depuración profunda de disruptores endocrinos. Si quieres saber más sobre la sauna tienes un artículo completo aquí.
  • Evitar los plásticos: llevar a cabo acciones cotidianas para reducir la presencia de plásticos en el día a día, como puede ser sustituir los tupper o las botellas de plástico por los de vidrio.
  • Ventilar: es necesario ventilar bien la casa para que salgan al exterior todas esas sustancias químicas volátiles que derivan de las fibras sintéticas y tienen un efecto hormonal en el organismo. Abrir puertas y ventanas en casa, bajar las ventanillas del coche antes de encender el aire acondicionado, pasar la mayor parte del tiempo posible al aire libre y en contacto con la naturaleza, etc.

Todos son pequeños hábitos que podemos incluir en el día a día para paliar el efecto negativo que estamos sufriendo ante la exposición a disruptores endocrinos.

Gestión del estrés

Y por último una herramienta importante en el tratamiento de la endometriosis es la gestión del estrés. El estrés es uno de los grandes agresores en patología ginecológica. En general, por los tiempos que vivimos, estamos expuestos a unos niveles altos de estrés y a todos nos viene bien hacer alguna técnica para aliviar o para reducir los efectos negativos del estrés; y en mujeres que tengan enfermedades del tracto genito-urinario más aún.

Podéis utilizar técnicas de respiración, de relajación, de mindfulness, de meditación… Lo que os guste y os sea útil para ayudar en la medida de lo posible a vuestro organismo a gestionar este proceso patológico.

Contra el estrés podemos emplear también la nutrición y los suplementos nutricionales, y en este sentido son buenas ayudas para aliviar los efectos negativos del estrés:

  • Los complejos del grupo de vitamina B.
  • L-teanina.
  • Passiflora.
  • Aashawaganda o bufera (Withania sonnifera).
  • Rodilla (Rhodiola rosea).
  • Taurina.

La endometriosis es una historia de dolor, frustración e incomprensión que afecta a un gran número de mujeres y condiciona en gran medida su calidad de vida. Confiamos en que saber que existen herramientas útiles -como la nutrición, la suplementación nutricional y los hábitos de vida- y conocer un poco más esta enfermedad, por parte de las personas que la padecen y también de las personas de su entorno, ayudará a aliviar toda esta carga tan pesada asociada con la endometriosis. ¡Esperamos que este artículo sirva para lograrlo!

¿Qué te ha parecido este artículo?

¡Déjanos tu comentario! Gracias.
¿Quieres compartirlo?

2 comentarios en “Endometriosis: síntomas y tratamiento

  1. Con el descubrimiento de la endometriosis encontré la causa de muchas cosas que me sucedían, como terribles dolores durante todos los días que duraba mi periodo, cada mes. Por ese motivo he pasado más de 20 años tomando unos 3 sobres de ibuprofeno al día, unos 5 días por semana, todos los meses de mi vida. Hace poco empecé a buscar formas de reducir el consumo de ibuprofeno y empecé a leer sobre la cúrcuma. Empecé a hacerme infusiones de cúrcuma natural (se consigue en muchos mercados) y desde hace seis meses he conseguido reducir el ibuprofeno casi a cero. Para mí ha sido impresionante encontrar una planta que ha podido combatir un dolor tan intenso. Espero que a otras os sirva! Os dejo mi receta para quien la quiera: poner una raíz de cúrcuma (cortada muy fina o rayada) en dos litros de agua con algunos clavos (la especia) y canela en rama y llevarlo a hervir. Lo dejo hervir 10 minutos, lo quito del fuego, echo un poco de peladura de naranja, lo tapo 5 minutos y listo. Está muy bueno y funciona.

    1. Hola Paloma. Muchas gracias por tu mensaje, seguro que tu consejo ayuda a muchas mujeres que como tú sufren esta enfermedad. Un abrazo.

Deja una respuesta

Responsable del fichero: ECommerce SDR SLU. Finalidad: Moderar comentarios. Legitimación: Consentimiento del interesado. Conservación: Hasta que no se solicite su supresión por el interesado. Comunicación de datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal. Derechos: El interesado puede ejercer sus derechos de acceso, rectificación, limitación o suprimir sus datos enviando un email a datos@vidapotencial.com. Más info en nuestra Política de Privacidad