Todos los artículosSalud

Importancia del intestino en la salud y cómo cuidarlo

Todos tenemos herramientas eficaces para cuidar nuestra salud intestinal. Sin embargo, son muy frecuentes los problemas intestinales, dolor abdominal, hinchazón, gases, acidez, alteraciones del tránsito intestinal… Esto es muy importante porque, más allá de la perdida de bienestar y calidad de vida, supone un impacto notable en la salud del organismo.

Por las funciones que tiene el intestino en la limpieza y detoxificación del organismo y en la asimilación de nutrientes, la salud del intestino podríamos decir que es la salud del organismo. Y además enfermedades que están alejadas del intestino se ven afectadas por éste, de manera que si no mejora la salud intestinal es difícil que mejoren estas enfermedades.

El aparato digestivo es un tubo largo, de hasta 6 metros de longitud, y tiene una superficie de absorción que se ha estimado en 250 metros cuadrados. Esto significa que si desplegáramos todo ese tubo, lo estiráramos, lo abriéramos y desplegáramos todos los pliegues del estómago, del intestino delgado, del intestino grueso y todos los plieguecillos microscópicos en una superficie bidimensional, podríamos crear una alfombra que tapizara la superficie de un campo de tenis.

El tubo digestivo está expuesto a muchas sustancias que vienen del exterior, comidas, bebidas, suplementos nutricionales, fármacos, drogas, la arena del parque en los niños y casi cualquier sustancia procedente del mundo externo. Por eso el intestino está expuesto a esa potencial agresión provocada por todas estas sustancias. Pero tiene también una gran plasticidad intrínseca, las células del epitelio, y así la capa de revestimiento del intestino se renuevan cada 5 días.

El intestino está relacionado también con estructuras importantes del organismo, por lo que las afecta y se ve afectado por ellas. Por ejemplo, las glándulas relacionadas con el proceso digestivo, como son las glándulas salivares o las dos grandes glándulas; el páncreas y el hígado. Por su  desarrollo embriológico, el intestino comparte un origen común con otras estructuras como son la piel, la mucosa respiratoria o la glándula tiroidea y por eso a lo largo de toda la vida mantiene una relación con estas estructuras o estos tejidos. Por eso es tan frecuente encontrar a personas que tienen alteraciones intestinales y además asma y dermatitis, por ejemplo. O es tan común la hiperpermeabilidad intestinal en personas que tienen tiroiditis de Hashimoto. El intestino está muy relacionado con el sistema nervioso central  a través de todos esos nervios que crean el eje cerebro-entérico o entero-cerebral, y por esto el tubo digestivo se ve muy afectado por el estrés a través de este eje entero-cerebral.

 

 

El intestino es la sede principal de la microbiota, es el alojamiento de la mayor parte de la flora bacteriana que vive con nosotros y que está implicada en tantas funciones vitales como son el desarrollo embriológico, el desarrollo del sistema  inmunológico, la salud de la piel, de las mucosas respiratorias, la salud emocional o mental o incluso el control de peso.

Y el intestino se ve muy afectado por la inflamación local o general. La mucosa intestinal tiene una doble función, una función de protección y una función de absorción. Una función de cierre, para que no pasen sustancias del exterior que pueden ser perjudiciales para nosotros; y una función de apertura, que permite que pasen sustancias que necesitamos. Y esto debe estar en un equilibrio perfecto, para esto el tapizado de mucosa intestinal se dice que está diseñado en una forma de empalizada, las células intestinales están unidas unas a otras, muy pegaditas, formando una especie de barrera de tablas de madera unidas entre si. Y para esto, la naturaleza ha desarrollado unas uniones especiales entre las células y la base en la que apoyan.

El daño de la mucosa intestinal por una dieta desequilibrada, por sustancias toxicas del exterior, por drogas, por fármacos u otros, produce un debilitamiento de esas uniones o incluso la lesión o la pérdida de esas células, de manera que se pierde esa empalizada tan bien ajustada que nos protege del exterior y se abren huecos y aparece lo que se denomina hiperpermeabilidad intestinal. Un intestino más permeable es un intestino que tiene huecos o agujeritos por falta de células, a través de los cuales pueden penetrar al interior, al torrente circulatorio y de ahí al resto del organismo, sustancias que son agresivas para nosotros. Por ejemplo, pueden penetrar tóxicos como los metales pesados, por ejemplo. O penetrar microorganismos, que es lo que ocurre, por ejemplo, en una candidiasis. La cándida es un hongo, un microorganismo que vive en el intestino y cuando se rompe el equilibrio y además se produce una hiperpermeabilidad intestinal, estos microorganismos pueden entrar al torrente circulatorio y a través de la sangre, diseminarse por el resto del organismo y provocar una candidiasis vaginal o una candidiasis sistémica. También a través de estos huecos pueden penetrar moléculas grandes que son estimulantes del sistema inmune y esto favorecer el desarrollo de alergias, enfermedades autoinmunes o lesiones de otros órganos como puede ser la tiroides, como he mencionado antes en la tiroiditis de Hashimoto, o por ejemplo, los islotes de Langerhans del páncreas, que segregan insulina y favorecer el desarrollo de una diabetes mellitus.

¿Cómo cuidar el intestino?

Como veis es muy importante tener una buena mucosa intestinal y una buena salud digestiva. Ayuda mucho que tengáis la imagen de un jardín.  Si queréis arreglar un jardín que se ha descuidado y ha salido maleza y se está estropeando todo aquello que teníais sembrado ¿Qué hay que hacer? Pues lo primero, limpiar, eliminar toda esa maleza, arreglar el terreno, moverlo para que se oxigene, abonarlo, allanarlo y por último sembrar. Esto es lo que hay que hacer con el intestino también. En la base del tratamiento o la rehabilitación de la salud intestinal va a estar la dieta siempre, porque va a cubrir las necesidades de las distintas fases. Pero la dieta no como un régimen estricto, sino como un modelo nutricional, un modo de comer sostenible a largo plazo. La dieta va a ayudar a limpiar a través de la hidratación, a través de la eliminación de alimentos que son tóxicos o inflamatorios, como los famosos 3 blancos: leche, harina refinada  y azúcar; va a ayudar a reparar las células intestinales aportando los nutrientes que tienen; y va a ayudar, también, a fomentar el equilibrio de la flora intestinal mediante los pre y los probióticos. Eso de base siempre.

Ahora, primera fase: limpiar. Para limpiar hay que eliminar todo lo que es tóxico o perjudicial para el intestino, y para ello se puede fomentar el sistema de detoxificación del intestino y de los grandes envoltorios como son la piel, el hígado y el riñón. Que se puede hacer a través de la dieta, de la hidratación como ya he dicho, de baños de agua con sal, que ayuda a eliminar toxinas a través de la piel, y se puede suplementar con alimentos o fitoterapia, plantas, que potencian los sistemas de depuración que pueden ser la chlorella, la alcachofa, la garcinia, el nopal, el psyllium para favorecer el tránsito intestinal y otros muchos . Hay que personalizar según las necesidades de cada uno y el punto en el que se encuentren.

Segundo paso, reparar la mucosa intestinal, aportar los nutrientes que necesitan las células intestinales, todas esas células del tapizado, de la alfombra del campo de tenis, para que vuelvan a estar sanas, fuertes y se unan adecuadamente a sus compañeras. ¿Qué necesita la célula intestinal? Suplementos o alimentos ricos en  ácidos grasos esenciales omega 3, vitamina D, aminoácidos como la glutamina y también pueden ser necesarios otros como la taurina o la cisteína, por ejemplo (esto hay que personalizarlo también en cada uno). También son necesarias otras vitaminas como la vitamina A, las vitaminas del grupo B, C y E, y minerales como el hierro, el calcio, el zinc, el magnesio o el selenio o el cromo.

Y por último, la tercera fase, resembrar, aportar todo aquello que necesitan las bacterias para recuperar su equilibrio, prebióticos en alimentos ricos en fibra, fructooligosacáridos o suplementos nutricionales. Y probióticos, alimentos que aportan un extra de bacterias. En la alimentación podéis incluir, por ejemplo, chucrut, té Kombucha o derivados fermentados de la soja, el miso o el tamari.

Por tanto si tenéis dolor abdominal, gases, hinchazón, acidez, alteraciones del tránsito u otras enfermedades a otros niveles distintos del organismo pero que ya por lo que habéis escuchado o por lo que ya sabéis, sospecháis que están relacionados con la salud intestinal, os animo a que cuidéis la dieta, la bebida, la buena hidratación, el ejercicio físico, que toméis el sol para activar la vitamina D, que cuidéis el sueño y  que también practiquéis alguna técnica cuerpo-mente para ayudar a gestionar el estrés que afecta tanto al tubo digestivo. De esta manera vais a ayudar a potenciar la plasticidad y el equilibrio de la flora bacteriana de ese tubo que trabaja día a día para protegeros y para ayudaros a mantener vuestra salud física, mental y emocional.

¿Qué te ha parecido este artículo?

¡Déjanos tu pregunta o tu comentario! Gracias.
¿Quieres compartirlo?

5 comentarios en “Importancia del intestino en la salud y cómo cuidarlo

  1. Hola Dra. Isabel, muy interesante. Tengo una duda, en los sindromes de crohn y colon irritable, con la dieta que propone muchas personas tienen miedo de aumentar las diarreas por el exceso de fibra.
    También queria saber si recomienda la limpieza inestinal con sales, aceite etc y la hidroterapia de colon?
    Muchas gracias

    1. Hola, Jenny. Gracias por su comentario. Ese aspecto de la fibra es importante, en efecto. Por un lado ayuda a la salud intestinal y a mejorar el tránsito; por otro, puede aumentar la frecuencia de las deposiciones, por lo que hay que encontrar el equilibrio adecuado para cada persona. Algunas técnicas de limpieza de colon, como la hidroterapia de colon o determinados enemas, pueden ser muy beneficiosos. Eso sí: deben ser supervisados por profesionales y estar bien realizados. Saludos cordiales.

  2. Excelente artículo; ademas el pensamiento positivo con las respectivas afirmaciones. Según MTC el estomago: es tu mago. Bendiciones. Gracias

  3. Como podría pedirle cita médica ?
    Tengo hipotiroidismo, enfermedad hashimoto , Celiaca , diagnosticada de estas dos hace dos años. Operada de forma preventiva de matriz hace 4 años ; decisión causada por estar operada un año antes de carcinoma in situ.
    Y he engordado mucho en este tiempo . Antes pesaba 50 kilos.
    Tengo 52 años.
    Gracias.

Deja una respuesta

Responsable del fichero: ECommerce SDR SLU. Finalidad: Moderar comentarios. Legitimación: Consentimiento del interesado. Conservación: Hasta que no se solicite su supresión por el interesado. Comunicación de datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal. Derechos: El interesado puede ejercer sus derechos de acceso, rectificación, limitación o suprimir sus datos enviando un email a datos@vidapotencial.com. Más info en nuestra Política de Privacidad