fbpx
Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.
Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

Hígado graso. Qué es y cómo tratarlo

Basado en evidencia científica

En ocasiones nuestro organismo no nos da muestras de que algo va mal, hasta que va muy mal.

Este es el caso del hígado graso. En unas primeras fases si muestras síntomas o los que muestra son leves y pueden pasar desapercibidos. Pero si no se es consciente de la afección y no se le pone remedio, puede complicarse mucho y acabar con un problema muy serio.

Veamos en este artículo qué es el hígado graso y cómo podemos ayudar a prevenirlo y a remitirlo, si lo pillamos a tiempo.

Qué es el hígado graso

El hígado es nuestro órgano interno más grande, forma parte de nuestro aparato digestivo y se encuentra situado en la parte superior derecha de nuestro abdomen. Su función es la de limpiar la sangre y ayudar en las digestiones mediante la secreción de bilis.

El hígado graso es la acumulación (anómala) de triglicéridos (grasas) en el interior de las células del hígado.

El hígado graso es la acumulación en exceso de grasa en el hígado

Tipos de hígado graso

Hay dos tipos de enfermedad de hígado graso:

  • Alcohólico.  Ocasionado por un consumo, elevado y durante un periodo de tiempo prolongado, de alcohol.
  • No alcohólico. Desarrollado en personas que no consumen (o consumen poco) alcohol. En este caso se denomina enfermedad del hígado graso no alcohólica (EHGNA). Cuando el exceso de grasa en el hígado se acompaña de inflamación y daño hepático, estas personas tendrán esteatohepatitis no alcohólica (EHNA).

Causas del hígado graso

Aunque aún no se sabe con certeza porqué algunas personas desarrollan hígado graso y otras no, si que se conoce la relación directa que existe entre diferentes factores y el desarrollo de hígado graso:

  • Sobrepeso
  • Resistencia a la insulina
  • Prediabetes
  • Diabetes tipo II
  • Altos niveles de triglicéridos en sangre
  • Edad
  • Historial familiar de hígado graso (genética)
  • Embarazo

Síntomas del hígado graso

Mientras que un hígado graso no alcohólico no suele causar síntomas más allá de fatiga o dolor en la parte superior derecha del abdomen (donde se encuentra el hígado), encontramos síntomas más marcados en quienes sufren hígado graso EHNA, como:

  • Ascitis
  • Pérdida del apetito
  • Pérdida de peso
  • Picor de piel
  • Dilatación de vasos sanguíneos
  • Bazo hinchado
  • Palmas rojas
  • Ictericia

    Etapas del hígado graso

    En ocasiones el hígado graso puede evolucionar a través de cuatro etapas:

    1. Hígado graso. La acumulación en exceso de grasa en el hígado. En esta fase, el hígado graso es inofensivo.
    2. Esteatohepatitis. Cuando además del exceso de grasa también encontramos una inflamación en el hígado.
    3. Fibrosis. La inflamación del hígado persiste y ha causado cicatrización, aunque el hígado puede aún funcionar normalmente.
    4. Cirrosis. La cicatrización del hígado se ha generalizado y esto afecta a su capacidad para funcionar correctamente. Esta etapa es irreversible.

    Hígado graso. Qué es y cómo tratarlo 2

    Tratamiento del hígado graso

    A día de hoy no hay fármacos que ayuden a combatir el hígado graso. Sin embargo puede tratarse de una forma global con nuestro estilo de vida.

    De este modo, debe llevarse  una vida activa además mantener un correcta alimentación.

    Llevar una vida saludable, con la alimentación adecuada y practicando deporte, es el mejor tratamiento para el hígado graso.

    Un punto en el que coinciden todos los médicos es en la importancia de perder peso para tratar  el EHGNA, en cualquiera de sus variantes. La pérdida de peso puede reducir los niveles de grasa, de inflamación y de fibrosis.

    De esta forma se recomienda seguir una dieta

    • rica en frutas y verduras frescas,
    • rica en cereales integrales y legumbres,
    • con grasas y aceites saludables,
    • baja en sal,
    • con un consumo limitado de carbohidratos refinados y grasas saturadas y trans y
    • sin alcohol.

    Alimentos a incluir con hígado graso

    Café. La ingesta diaria de café puede ayudar a proteger al hígado de sufrir EHGNA además de disminuir el riesgo de avance de fibrosis hepática. La cafeína también ayuda a reducir la cantidad de enzimas hepáticas anormales en aquellas personas que tengan riesgo de padecer enfermedades hepáticas.

    Espinacas. El nitrato y los polifenoles presentes en las espinacas reducen el riesgo de EHGNA. Esta presencia se reduce notablemente cuando se cocinan las espinacas, por lo que se recomienda su consumo en crudo.

    Legumbres. Las lentejas, los garbanzos y los guisantes son alimentos nutritivamente densos y además contienen almidón resistente que ayuda a mejorar la salud intestinal. El consumo de legumbres puede, también, ayudar a reducir los niveles de triglicéridos en sangre en personas con obesidad.

    Pescado azul. El pescado azul es rico en omega 3, ácido graso que reduce la grasa del hígado, reduce los niveles de triglicéridos y aumenta el colesterol HDL protector.

    Cereales integrales. Estudios muestran que los alimentos ricos en fibra son eficaces reduciendo los niveles de triglicéridos y de esta forma ayudando en el hígado graso.

    Frutos secos. Incrementar la ingesta de frutos secos reduce el riesgo de sufrir EHGNA. Su consumo en personas con hígado graso mejora su hígado. Por otro lado, las dietas ricas en frutos secos están asociadas a una reducción de la inflamación, de la resistencia a la insulina, al estrés oxidativo y a una menor prevalencia de EHGNA.

    Cúrcuma. La cúrcuma es uno de nuestros alimentos preferidos. Ya os contamos todas sus propiedades y beneficios y hoy queremos recalcar especialmente su poder para reducir los niveles de alanina aminotrasferasa y de aspartato aminotransferasa, unas enzimas con niveles tremendamente altos en personas con enfermedad de hígado graso. El aumento de su consumo puede reducir los marcadores de daño hepático en estas personas.

    Grasas insaturadas. Deben sustituirse las grasas saturadas por otras insaturadas, como los aguacates, el aceite de oliva, los pescados grasos… Con este cambio también se ayuda a controlar los niveles de colesterol.

    Ajo. Son muchas las propiedades que tiene el ajo, motivo por el cual viene empleándose desde hace años para tratar diferentes afecciones. Y entre sus propiedades encontramos la capacidad de reducir grasas en aquellas personas que sufren hígado graso.

    Hígado graso. Qué es y cómo tratarlo 3

    Alimentos a evitar con hígado graso

    Al igual que hay una serie de alimentos cuyo consumo que conviene potenciar si se padece de hígado graso, hay una lista de alimentos que deberían evitarse o, en su defecto, reducir al mínimo. Estos alimentos son:

    Alcohol. Debe evitarse su consumos tanto si es el causante del hígado graso como si no.

    Azúcar. Altos niveles de azúcar en sangre aumentan la cantidad de acumulación de grasa en el hígado.

    Fritos. No se recomiendan nunca, pero en caso de padecer hígado graso deben eliminarse de la dieta para evitar así sus grasas y calorías.

    Sal. En estas circunstancias debe evitarse comer con excesiva sal.

    Carbohidratos. El pan blanco, la pasta, el arroz… son alimentos procesados que elevan los niveles de azúcar en sangre, por lo que se recomienda sustituirlos por su versión integral, cargada de fibra.

    Carne roja. Deben evitarse debido a su alto contenido en grasas saturadas.

    Cura del hígado graso

    Como ya hemos comentado, no existen medicamentos para curar o prevenir el hígado graso. Mantener un estilo de vida saludable, siguiendo las pautas alimenticias anteriormente descritas puede ayudar a prevenir que se produzcan más daños hepáticos.

    Si no se cuida el hígado graso, éste puede progresar hasta inflamarse, terminando en fibrosis e incluso cirrosis, siendo esta última irreversible.

    ¿Qué te ha parecido este artículo? ¿Conocías los alimentos que pueden mejorar el hígado graso?

    Déjanos un comentario. Gracias.

    Todos los productos y contenidos ofrecidos por Vida Potencial (tales como, programas y cursos de nutrición, actividad física y vida saludable, libros, vídeos, artículos, posts, podcast, Vlogs y video-tutoriales) tienen naturaleza meramente informativa y divulgativa y en ningún caso constituye servicio médico o sanitario de ningún tipo ni sustituye la consulta con un médico especialista, por lo que no deben ser aplicados sin la aprobación previa y supervisión de un médico o profesional de la salud especializado, particularmente en casos de personas con patologías, lesiones, limitaciones o anomalías físicas o nutricionales o cualquier otra condición especial. Ninguno de los productos, servicios y contenidos ofrecidos por Vida Potencial pueden servir de consejo médico, diagnóstico, prescripción ni tratamiento de tipo alguno de dolencia, enfermedad o patología.

    Ver referencias y estudios
    1 Hígado graso. Medineplus.
    2 The effect of coffee consumption on the non-alcoholic fatty liver disease and liver fibrosis: A meta-analysis of 11 epidemiological studies. Hayat U. et al. Department of Population Health, University of Kansas School of Medicine, Wichita, KA, EEUU.
    3 Coffee: The magical bean for liver diseases. Heath R.D. et al. Division of Gastroenterology and Hepatology, University of Missouri, Columbia, EEUU.
    4 Spinach consumption and nonalcoholic fatty liver disease among adults: a case–control study. Mokhtari E. et al. Student Research Committee, Nutrition and Endocrine Research Center, Shahid Beheshti University of Medical Sciences, Tehran, Irán.
    5 Food and Nutrition in the Pathogenesis of Liver Damage. Mega A. et al. Gastroenterology Department, Bolzano Regional Hospital, Bolzano, Italia.
    6 Effects of Omega-3 Fatty Acid in Nonalcoholic Fatty Liver Disease: A Meta-Analysis. Lu W. et al. Department of Gastroenterology, Shanghai Tenth People’s Hospital, Tongji University School of Medicine, China.
    7 The Effects of Foods on Blood Lipids in Non-alcoholic Fatty Liver Disease (NAFLD)—A Systematic Review and Meta-Analysis. Rosqvist F. et al. Clinical Nutrition and Metabolism, Department of Public Health and Caring Sciences, Uppsala University, Suecia.
    8 Association between nut consumption and non-alcoholic fatty liver disease in adults. Zhang S. et al. National Natural Science Foundation of China, China.
    9 Does turmeric/curcumin supplementation improve serum alanine aminotransferase and aspartate aminotransferase levels in patients with nonalcoholic fatty liver disease? A systematic review and meta-analysis of randomized controlled trials. Goodarzi R. et al. Nutrition and Metabolic Diseases Research Center, Ahvaz Jundishapur University of Medical Sciences, Ahvaz, Irán.
    10 Adherence to Mediterranean Diet and NAFLD in Patients with Metabolic Syndrome: The FLIPAN Study. Montemayor S. et al. Research Group on Community Nutrition and Oxidative Stress, Universitat de les Illes Balears, Palma de Mallorca, España.
    11 Effect of garlic powder consumption on body composition in patients with nonalcoholic fatty liver disease: A randomized, double-blind, placebo-controlled trial. Soleimani D. et al. Food Security Research Center, Isfahan University of Medical Sciences, Isfahan, Irán.
    Ayúdanos a compartir el conocimiento.

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Puede interesarte…

    Programas

    Nutrición

    Programas

    Entrenamiento

    Descubre

    Test de edad