Todos los artículosAlimentaciónHábitos de vida

Mitos y realidades del zumo o jugo de naranja

En este artículo vamos a desmontar uno de los grandes mitos de la sociedad occidental, el del zumo o jugo de naranja. Durante décadas hemos visto en la televisión anuncios de familias felices, todos rubios y guapos, tomando zumo de naranja en el desayuno, transmitiendo la idea de que el secreto de la felicidad residía precisamente en desayunar zumo de naranja. Si preguntamos a cualquier persona cuál es la primera fuente de vitamina C que se le viene a la cabeza, 9 de 10 contestarían que el jugo de naranja.

Después de la leche, el zumo de naranja es probablemente la bebida más consumida durante el desayuno. En este artículo vamos a describir los inconvenientes del zumo o o jugo de naranja, por qué no es tan saludable como nos creemos y qué alternativas existen.

Contraindicaciones del zumo o jugo de naranja

Índice glucémico elevado

El índice glucémico del zumo de naranja es elevado, porque al exprimir la naranja retiramos su fibra.

Ya hemos visto muchas veces en Vida Potencial los peligros asociados al índice glucémico elevado. Uno de esos riesgos es el aumento de peso. Vivimos en una sociedad donde la obesidad y el sobrepeso representan el primer problema de salud, con consecuencias gravísimas no solo en la salud sino también en la calidad de vida.

Los alimentos de elevado índice glucémico presentan un importante efecto en la resistencia a la insulina, relacionada con el desarrollo de diabetes.

El zumo o jugo de naranja presenta un elevado índice glucémico que provoca un estado de inflamación en el organismo.

Por otro lado, los alimentos con elevado índice glucémico, donde estaría incluido en zumo o jugo de naranja, favorecen en el organismo un estado de inflamación que cuando es exagerada conduce directamente al desencadenamiento de enfermedades. Y cuando este estado inflamatorio es sostenido en el tiempo conduce a enfermedades crónicas tan graves como la artritis, las enfermedades degenerativas, enfermedades cardiovasculares o incluso cáncer.

Contenido elevado de azúcar

El zumo o jugo de naranja contiene niveles elevados de azúcar, y aunque es un azúcar natural es un contenido muy alto, con sus implicaciones metabólicas.

Estimulación de la secreción de líquidos biliares

Esto es de especial interés en el caso de personas con problemas hepáticos, cálculos biliares o a los que se les has extirpado la vesícula biliar. La naranja, y por ende su zumo o jugo, induce la secreción de líquidos biliares que puede generar malestar, nauseas, vómitos e incluso dolor en estas personas.

Activación de la aromatasa

La naranja contiene ácidos dextrógiros, es decir, que molecularmente giran hacia la derecha y que ocasionan una activación de la aromatasa, enzima encargada de la aromatización que convierte las hormonas masculinas (sobre todo testosterona) en femeninas (estrógenos).

Esta alteración del equilibrio hormonal, con un aumento de los estrógenos por la activación de la aromatasa, tiene consecuencias directas en el organismo que dependerán de si se trata de hombres o mujeres.

En el caso de la mujeres, y dependiendo del momento del ciclo menstrual en el que se encuentren, el desequilibrio hormonal tiene un efecto pro-inflamatorio, causando hinchazón, dolor o retención de líquidos entre otros signos.

En el caso de los hombres, el desequilibrio puede conducir a una atenuación de los caracteres sexuales, sudoración excesiva e incluso alteraciones de la conducta. Vivimos en un contexto de gran contaminación estrogénica, con disruptores endocrinos presentes en el aire, el agua o incluso los alimentos, y la activación de la aromatasa va a sumarse a los efectos estrogénicos de estos disruptores, potenciado sus consecuencias.

En el mundo actual existe una gran cantidad de contaminación estrogénica en el ambiente.

El zumo o jugo de naranja además de activar la aromatasa a través de sus ácidos dextróginos, también lo hace de manera indirecta a través de la elevación de la insulina, que es también estimulante de la aromatasa. De esta manera, el zumo o jugo de naranja presenta un doble efecto elevador de los estrógenos, de manera directa y a través del aumento de la insulina.

Efectos sobre la digestión

El zumo de naranja suele ser consumido frío, muy rápido y acompañado de otros alimentos, y todo esto tiene consecuencias negativas sobre la digestión.

Cuando se toma frío, se inactivan las enzimas digestivas, y además al beberlo muy rápido no hay tiempo para que actúe la amilasa presente en la saliva, porque la digestión de los carbohidratos comienza en la boca. Cuando este zumo de naranja se toma sin pulpa, estamos favoreciendo aún más su rápido tránsito por el tubo digestivo y el rápido aumento de la glucemia. Vamos a tener una digestión pesada, con hinchazón y molestias.

Históricamente, el zumo o jugo de naranja se ha consumido por las mañanas, con el desayuno, que sin embargo es el momento del día en el que somos más sensibles a la glucemia. Biológicamente el ser humano ha evolucionado para iniciar el día en ayunas, y estamos preparados hormonalmente para que durante este ayuno matutino utilicemos la energía almacenada en forma de grasa. Al incluir en ese momento del día un alimento con un alto índice glucémico como puede ser el zumo de naranja estamos bloqueando la acción de esas hormonas y elevando la concentración de insulina.

En consecuencia, estamos comenzando nuestro día ya con un pico de insulina que nos llevará el resto del día por esa montaña rusa de antojos y sensación de debilidad tan habitual en la actualidad.

Cómo tomar zumo o jugo de naranja

Hasta aquí hemos desarrollado las razones por la que el zumo de naranja no solo no es aconsejable, sino que puede ser perjudicial para la salud.

Pero como sabemos que para muchos resulta muy dura renunciar a este alimento tan refrescante, vamos a hacer unas recomendaciones que van a disminuir sus efectos negativos:

  • Natural: Los zumos industriales suelen llevar azúcar añadida, conservantes y colorantes.
  • Con pulpa: La pulpa de la naranja tiene la ventaja de ser una fuente natural de fibra que disminuye el índice glucémico.
  • No beberlo de golpe: El zumo de naranja es rico en carbohidratos, cuya digestión debe comenzar en la boca con una buena salivación.
  • Beberlo a temperatura ambiente: Como hemos visto anteriormente, la temperatura baja desactiva los enzimas y dificulta la digestión.

Sustitutos de la naranja

Aunque en la mente de todos la naranja es la fruta más rica en vitamina C, existen otros alimentos con mayor contenido que además no presentan los inconvenientes de este cítrico e incluso pueden tener ventajas.

El pomelo presenta, al contrario que la naranja, ácidos levógiros que inhiben la aromatasa, que como hemos visto anteriormente participa en la transformación de hormonas masculinas en estrógenos. Esta fruta puede ser muy interesante en aquellas personas con exceso de estrógenos.

Otras frutas ricas en vitamina C son las fresas y los frutos del bosque en general. Estas frutas, además, cuentan con un bajo índice glucémico y un elevado contenido en fibra. Como verduras ricas en vitamina C destacan el brócoli, el pimiento rojo, el tomate y el perejil.

La idea detrás de todo este artículo es desmontar el mito de que el zumo de naranja es la bebida más saludable para el desayuno y la mejor fuente de vitamina C. Esto quizá fuera cierto hace muchos años, cuando la población no tenía los niveles de obesidad que tiene ahora ni los niveles de inflamación subyacente que tiene ahora, y el nivel de estrógenos en el ambiente eran mucho menores. Hoy día, el zumo de naranja está, sencillamente, desaconsejado.

¿Qué te ha parecido este artículo?
!Déjanos tu comentario! Gracias.
¿Quieres compartirlo?

5 comentarios en “Mitos y realidades del zumo o jugo de naranja

  1. Hola, habláis de la naranja como un peligro por su indice glucémico alto, sobre todo en zumo, mi pregunta es si es peor que otras frutas, como por ejemplo el plátano, dátil, melón etc que tienen un índice mucho más elevado que el zumo recién exprimido…
    gracias por vuestra dedicación
    Rosa.-

  2. Hola, Isabel, ¿aconsejarías mermelada casera de pomelo en una dieta Keto? Yo la hago de arándanos sin endulzar, porque me gusta la tostada de pan keto con ghee y mermelada, en el desayuno. Recuerdos de la infancia del pan Tostado con mantequilla y mermelada. Después de este podcast me pregunto si podría hacerlo también con el pomelo que creo que es fruta admitida en dieta keto, ¿?
    Muchas gracias.

    1. Hola Elena. El pomelo es una buena elección y si es en mermelada sin azúcar puedes añadir una pequeña cantidad en tu desayuno por su bajo índice glucémico y porque al estar cocinado se favorece la digestión. Un saludo.

  3. Qué interesante lo que compartes, Isabel. En plena invasión de bebidas azucaradas y lácteos en China, a principio de los 90, los médicos tradicionales en China ya comentaban que consumir zumo de naranja y más, en frío, resultaba inflamatorio y dañino para el organismo, generando lo que en la medicina tradicional china se denomina «Humedad Turbia,» que afecta en un nivel inicial la piel (eczemas), extremidades inferiores (acumulación de líquido), depositándose luego en músculo, órganos internos y articulaciones.

Deja una respuesta

Responsable del fichero: ECommerce SDR SLU. Finalidad: Moderar comentarios. Legitimación: Consentimiento del interesado. Conservación: Hasta que no se solicite su supresión por el interesado. Comunicación de datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal. Derechos: El interesado puede ejercer sus derechos de acceso, rectificación, limitación o suprimir sus datos enviando un email a datos@vidapotencial.com. Más info en nuestra Política de Privacidad