Todos los artículosEntrevistas

Bisila Bokoko: soñar en grande, resilencia y contar historias.

Coincidiendo con una de sus giras por distintas ciudades de España, hemos tenido el placer de entrevistar a Bisila Bokoko, una de las mujeres españolas más influyentes en la actividad empresarial en Estado Unidos. Fue Directora Ejecutiva de la Cámara de Comercio España-EE. UU. en New York durante 7 años. Empresaria, emprendedora, filántropa, conferenciante… es un maravilloso ejemplo de lo que es una Vida Potencial.

Jesús Sierra (JS): Bisila, bienvenida al podcast, es un gustazo tenerte en el programa.

Bisila Bokoko (BB): Muchísimas gracias. Gracias a vosotros por invitarme, estoy feliz de estar aquí.

JS: Es un superplacer, además te tenemos que compartir con EE. UU.,  te tenemos que compartir con un montón de sitios en África, te tenemos que compartir con Asia, un gustazo que estés aquí.

BB: Pues nada, yo igual.

JS: ¿Cómo es posible Bisila, que te pases media vida en aviones, media vida en hoteles, media vida viajando y cuidando de todos los proyectos que tienes y estés tan saludable y tan guapa? ¿Eso cómo es posible?

BB: En primer lugar, porque es un estado del ser, que creo que es importante, si uno se siente bien con lo que hace y es lo que le gusta, lógicamente te vas a sentir bien y eso es lo que refleja tu cuerpo y tu cara. Y por otro lado, por supuesto, porque hay un trabajo detrás de cuidarse, de ver lo que comes, de tratar de dormir lo máximo que puedes y de pensar bien, tener un pensamiento positivo es importante.

A mí me encantan los aeropuertos, soy de esas personas raras a las que una maleta les fascina, y los aviones no me pueden gustar más. U es que estoy con muchas cosas mientras, ten en cuenta que ese es el momento en el que estás encapsulado, que nadie te molesta y lo dedico a descansar, a leerme un libro o a pensar y hacer estrategia.

 

Libros de salud, nutrición y estilo de vida

 

JS: ¡Qué bueno¡ Para la gente que quizá no te conozca en profundidad o no sepa  lo que haces, eres empresaria, tienes una empresa de vinos, tienes una agencia en Nueva York que ayuda a empresas a internacionalizarse, sobre todo españolas ¿No?.

BB: Si

JS: Haces filantropía, tienes una O.N.G Bisila Bokoko African Literacy Project (BBALP), haces un montón de cosas, das conferencias por todo el mundo de un montón de temas ¿Cómo es una semana típica de Bisila Bokoko, porque intento visualizarlo y no soy capaz?

BB: Como lo explicas parece que no tengo ni semanas, pero sí, si que las tengo. En  primer lugar no hago todo al mismo tiempo, no creo para nada en el multitasking, no comparto el concepto de que las mujeres podemos hacer dieciocho mil cosas al mismo tiempo. A mí me gusta hacer «total focus», es decir, estar focalizada en algo, y lo que hago es tener sesiones; así como hay invierno, verano, otoño, pues por ejemplo el otoño es el mejor momento para las conferencias, en la primavera estoy más con los proyectos que tienen que ver con las empresas a las que asesoro, etc. Y los periodos vacacionales los dedico por supuesto a la familia y a ir a África por el tema de las bibliotecas. Pero desde luego todo esto no lo puedo hacer sola, tengo un gran equipo, como una gran familia donde cada uno aporta su parte, podemos decir que yo la cara, pero soy la que menos trabajo, eso te lo aseguro (risas).

JS: ¡Seguro que no! ¿Cuál de todos tus proyectos es como tu niña? Ese proyecto al que le tienes más cariño. No me digas eso de que son como los hijos, y que son todos igual de importantes. Seguro que hay alguno al que le dedicas más atención o le tienes más cariño.

BB: Al que le tengo más cariño es al BBALP porque es realmente mi niña. Este proyecto de bibliotecas nació de mí, ha mamado de mí, es la manera en que yo me expreso, lo que el mundo me ha dado a mí, pues lo doy.

JS: Explica, por favor, para la gente que no lo sepa, qué es este proyecto.

BB: Este proyecto consiste en hacer bibliotecas en las zonas rurales de África y sobretodo promover el amor a la lectura entre los niños en África. Este proyecto nace cuando yo voy por primera vez a África, porque al haber nacido en España no había tenido la oportunidad de estar allí, y conecto con muchísimas personas que no han tenido la oportunidad de tener ese acceso a la educación que yo he tenido. Y así empieza, el empezarlo desde cero, tener la visión de cómo lo vas a hacer… Al principio no sabía ni por dónde empezar porque yo no he crecido en un mundo filantrópico si era el sueño de toda mi vida, para nada, ¿sabes? Fue algo que surgió a raíz de ese viaje y que luego he ido construyéndolo poquito a poco. Ese sería quizás el proyecto al que más cariño le tengo. Y al que ahora le dedico más atención es al tema de las conferencias, porque también es algo que no imaginaba que iba a ocurrir y también me da la oportunidad de conectar con personas a muchos niveles.

JS: ¿Cómo llegaste a las conferencias? ¿Te llegó un poco de sorpresa? ¿No es algo que buscaras necesariamente?

BB: Cuando era joven tenía miedo escénico a hablar en público, pero mucho, este era uno de los miedos más grandes que tenía y de hecho nunca me presenté a ningún examen oral de Derecho y no podía hablar ni con el profesor delante como estamos hablando tú y yo; eso no lo podía hacer, y mucho menos pregunté nunca nada en clase. Cuando empecé a trabajar en la Cámara de Comercio de España- EE. UU., tenía que hablar de cómo hacer negocios en EE. UU. en otras cámaras cuando venía a España, y aunque no me sentía del todo cómoda, como estaba hablando de cosas que realmente eran mi día a día y sabía, pues no era tan difícil. El mundo de las conferencias ha cambiado muchísimo y ya no lo haces desde el punto de vista de que es parte de tu trabajo, sino que es algo diferente, porque tienes que dar a los demás y requiere muchísima responsabilidad porque sabes que una parte de ti se tiene que quedar en esas personas, y tu historia tiene que servir para inspirar. Digamos que la vida me ha forzado a hacer eso porque la gente en un momento determinado ha pensado que mi experiencia podía ser útil… y así empezó.

 

Entrevista a Bisila Bokoko

 

JS: En Vida Potencial nos encantan las personas como tú Bisila, las personas que son poliédricas, que son capaces de hacer muchas facetas diferentes de la vida y llevar una vida, plena y feliz.  Me gustaría hacerte la misma pregunta que le hice a Emilio Duró ¿Cuál es la fórmula de la felicidad para el S. XXI? Porque el ser humano es el mismo en el S. XV y en el S. XXI, pero el S. XXI tiene sus particularidades ¿Cuál es la fórmula de la felicidad para el S. XXI?

BB: Es una pregunta importante. En primer lugar lo que yo pienso es que la felicidad no está fuera, está dentro, es decir, no hay una fórmula, hay un estado del ser que hace feliz, y cómo se llega a eso es conociéndose a uno mismo. La persona más desconocida para mí y de la que más me he sorprendido en muchas ocasiones he sido de mi misma. Y luego cuando ya tienes ese estado del ser para ser feliz, tienes que saber lo que realmente te gusta, vivir esa pasión, estar apasionado por algo. Hay muchas veces que me preocupan los niños de este S. XXI, porque no tienen ese tipo de pasiones, todo está ahí, la máquina lo tiene todo, y entonces eso se pierde. Para mí la fórmula es amar lo que hago y estar con las personas que quieres, y sobre todo, todo empieza por uno mismo, en el momento que tengo una muy buena relación conmigo misma tengo una muy buena relación con el mundo.

JS: Háblame de tus hábitos, tengo mucha curiosidad por saber, por ejemplo, como son las dos primeras horas de tu día.

BB: Las primeras horas del día dependen mucho de donde esté, pero si estoy en casa, que es en Nueva York, normalmente me levanto entre 5 y 5:30.  Lo primero que hago es ponerme las zapatillas y bajo al gimnasio, que por suerte lo tengo abajo, por lo que no tengo escusa. Ha habido épocas en las que he corrido, y en cualquier parte del mundo puedes correr y puedes hacer ejercicio, y  si no hago yoga en la habitación. La primera es la hora física y la segunda es la hora espiritual. La física cuesta más y la primera reacción del cuerpo es «Oh Dios mío, me quiero quedar en la cama» y por eso directamente le damos adrenalina al cuerpo. Cuando ya ha subido la adrenalina, ya estoy despierta, he hecho ejercicio, y sube un poco el estado de felicidad, ya estoy preparada y es entonces cuando  medito y escribo. Hay veces dedico 20 minutos para escribir en el diario y para planificar el día, y luego hago meditación. A continuación una ducha, desayuno y a por el día. Las primeras dos horas del día son mías, las dedico únicamente y exclusivamente para mí y no hablo con nadie, no cojo llamadas y no miro el móvil. Esas primeras horas son horas para dedicarme a mi cuerpo, a mi mente y a mi espíritu.

JS: ¿Qué tipo de meditación haces, Meditación Trascendental (TM), qué haces?

BB: Hago Nam Meditation, que mucha gente no conoce pero que para mí es muy fácil. La Meditación Transcendental o la Meditación Zazen o las que solamente se centran en el tema de la respiración son difíciles de mantener para mí porque es muy difícil mantener sólo ese foco. Nam es una meditación que se centra sobre todo en los mantras, entonces canto mantras, Shanti mantras. Como tú estás en el mantra y el mantra tiene un mensaje positivo, estás realmente dándole al subconsciente ese alimento, esa nutrición de “be happy”, y a mí me funciona. Hay distintas meditaciones según el momento vital que estás viviendo y también hay una combinación de mudras porque todas las terminaciones nerviosas están en los dedos. Por ejemplo RA MA DA SA SA SAY SO HUNG es una de las que hago, es una meditación muy buena para activar todo el sistema nervioso, te ayuda a estar mucho más alerta, más despierto y es muy buena para la salud.

JS: Háblame del journaly. ¿Llevas muchos años haciendo eso?

BB: Desde los 12 años. Lo empecé por mi salud mental, porque quizá no tenía a nadie a quien contarle mis cosas. Empecé a escribir en el diario y es algo que llevo haciendo desde los doce años. Para mí creo que ha sido la mayor cura para todo y lo sigo haciendo ahora. Ahora tengo distintas técnicas que he ido conociendo. Antes era como hablar con mi mejor amigo, ahora hago agradecimientos y tengo una parte para agradecimientos, otra para afirmaciones y hay una técnica que no se la he contado a nadie, pero que os la voy a contar… Siempre escribo una parte de cómo me gustaría que realmente fuera mi día, si todo fuera perfecto, cómo me gustaría que fuera mi día, donde me gustaría estar, que podría ser en el Caribe, o con mi familia. Yo siempre me pregunto «si tuvieras la oportunidad de estar en cualquier sitio del mundo o haciendo cualquier cosa ¿Qué sería hoy lo que harías?», y lo escribo.

JS: ¿Hay algún hábito que quieras introducir en tu vida, pero que se te resista? Todos tenemos alguno…

BB: Si, si, el yoga. Me encantaría hacer yoga todos los días. Hay épocas en que de repente voy tres veces a la semana y lo que me encantaría es hacerlo yo sola. Me encantaría levantarme por la mañana y poder hacer mis asanas yo sola, pero no tengo todavía esa disciplina, todavía tengo una cierta resistencia. Tengo a uno de mis profesores maestros Fermín Suarez, que está en España, en Marbella y que con su ayuda estoy segura de que me falta poco para llegar allí.

Y otro de los hábitos es el ayuno intermitente que me gustaría hacerlo siempre. Hay épocas en las cuales es más fácil para mí, dependiendo del estilo de vida, y hay veces en que el cuerpo está confuso como ahora que vengo de Sudáfrica y hay que adaptarte a los horarios, aunque tengo una app en el teléfono que me dice las horas y todo eso. Pero me gustaría ser mucho más rígida porque hay muchas personas a las que admiro que hacen ayuno y a los que las dan igual cenas, comidas…, ellos van a las comidas y a las cenas, pero no prueban nada, se toman un café y les da igual; yo ahí no he llegado tampoco, si veo jamón serrano pienso «por Dios, ¿cómo le voy a decir que no a esto?»

JS: Cuándo hablas de ayuno intermitente, ¿e refieres a intradía por ejemplo 18/6? ¿Qué es lo que haces?

BB: Normalmente hago 16 horas, entre 14 y 16 horas y a mí me resulta mucho más sencillo quitarme la cena. Hay gente, sobre todo en Nueva York, y en EE. UU. en general, que lo que hace es quitarse el desayuno, pero yo me levanto con un hambre de león por la mañana y mi cuerpo me lo pide, sin embargo la cena me resulta mucho más fácil. En España es casi imposible porque el tema de la cena aquí es una parte social, pero lo intento.

JS: Vamos a cambiar un poco de tema, me gustaría hablar de “storytelling” eres una gran contadora de historias, tienes una capacidad increíble para transmitir tu mensaje y para comunicar. Se habla mucho de storytelling, pero no todo el mundo es un maestro. Dime una cosa ¿esto es algo que siempre tuviste o es algo que tú has cultivado de una manera expresa y que has desarrollado?

BB: No, lo he tenido siempre porque yo he vivido en una sociedad africana-española en España y el africano es muy storytelling. Nosotros tenemos una tradición que solamente se puede transmitir a nivel oral, no tenemos los libros en África. Yo por ejemplo tuve mucha suerte porque mis abuelos se mudaron a España cuando era pequeña, tenía 9 o 10 años,  y para conectar con esa parte africana (y mis padres también han tenido mucho que ven con eso) lo hacía a través del storytelling. A mis abuelos no les gustaba la televisión, a ellos no les decía nada, y ellos decían «vamos a sacar historias». Eso era muy de familia, el contar historias y el estar en la mesa y cada uno tener su historia. Yo creo que eso lo he desarrollado porque lo he mamado desde la cuna, el contar historias. Siempre me ha gustado contarlas, incluso de pequeña escribía obras de teatro…, era algo que me gustaba.

JS: Se nota. ¿Cómo podemos mejorar Isabel y yo el storytelling de Vida Potencial?

BB: Bueno, yo creo que de momento por lo que he visto lo estáis haciendo superbien. Déjame que te diga estáis haciendolo muy bien, porque he visto que lleváis muy poquito tiempo, pero que estáis contando historias. Y lo único que he visto, es que no se conoce tanto vuestra parte personal, de momento estoy viendo que contáis muy bien lo que contáis, pero quizás echo en falta el personalizarlo un poco más…  A la gente nos interesa la vida de los humanos ¿Cuál es tu historia? Yo os aconsejaría que abráis un poquito más de vez en cuando el corazón.

JS: Exponernos más.

BB: Exacto.

JS: Déjame que me ponga un segundo el traje de psicólogo, con una pregunta abierta ¿Cómo era la relación con tu padre, Bisila?

BB: Bueno, pues era difícil, era muy difícil, porque soy la única niña, tengo 3 hermanos y soy la mayor, por lo que él tenía el foco en que tenía que salir muy bien porque esto iba a afectar a mis hermanos, pero no era solamente que tenía que salir muy bien por la familia sino por todo el continente. El siempre decía «Eres la primera generación nacida en España, cualquier cosa que hagas afectará a los que vienen detrás de ti». Eso hizo que por supuesto no tuviera la vida y la infancia de los demás. Yo no podía salir como todos los niños, ni cuando era adolescente podía irme de juerga hasta las tantas.

Durante esa época fue muy difícil y mi padre era muy duro. Para él ser exitoso era una obligación, – no me cuentes historias – decía. Tenía mucha presión, yo quería ser como todos los niños, quería ir de fiesta por ahí, y me escapaba, pero tenía que ingeniármelas para salir de las garras. Luego con el tiempo he visto que por supuesto él ha sido una parte superimportante de mi desarrollo y que desde luego ahora es mi fan número uno y yo le agradezco todo porque él tenía esa visión y nos ha educado con una visión y con unos valores muy de disciplina. Esa disciplina germánica que tenemos no la tengo solo yo, mis hermanos también son iguales y son muy disciplinados y la tenemos exactamente por eso. Para que te hagas una idea yo tenía que leer 3 o 4 horas al día de pequeña.

JS: ¿Tres o cuatro horas?

BB: Tres o cuatro horas al día, si, y libros serios. Recuerdo que tiró todas mis revistas de estas de adolescente que no me acuerdo si se llamaba “Superpop” o algo así, todos fuera, a la basura y me dijo «Aquí hay que leer libros serios» y empecé a leer filosofía.

JS: ¿Qué edad tenías?

BB: Pues tendría unos 11 años, 11 o 12 años, ahí se acabó la fiesta.

JS: Un punto de inflexión.

BB: Si, total.

JS: ¿Cuál de ellas dirías que es la lección más importante que has aprendido de él, la disciplina que has dicho antes o alguna otra?

BB: La disciplina y sobre todo que él tiene algo buenísimo, y es que nunca se rinde, jamás, y él es de los que sigue adelante, sigue adelante, sigue adelante… y siempre con una sonrisa. A él le llamas con un disgusto y te dice «¿Y? adelante». El en su propia historia personal tiene una resilencia increíble y tiene la capacidad de reinventarse todo el tiempo, con 66 años se reinventa constantemente y creo que esa es una de las lecciones que he aprendido de él, él nunca se rinde y siempre es superpositivo, pero siempre.

JS: Eso me suena. Y de tu madre ¿Qué aprendiste?

BB: Pues mi madre es un corazón con patas y es supergenerosa, y yo creo que la parte filantrópica me viene de ella porque tiene una vocación de servicio. Yo recuerdo que cuando era muy pequeña me contó que su padre quería que hiciera medicina, pero que ella decidió que no porque cuando ella empezó a estudiar medicina vio que el médico no estaba con el enfermo, el médico venía a pasar visita, y por eso lo dejó. El que está con el enfermo realmente es la enfermera, y por eso decidió estudiar enfermería y se ha dedicado toda su vida a eso. Hace poco estuve en su jubilación en la que yo fui su “sorpresa”, sus amigas le habían preparado una fiesta y su discurso me encanto y me di cuenta de lo feliz que mi madre había sido en su trabajo porque ella había hecho realmente lo que le gustaba hacer. Estaba en el departamento de niños y siempre ha sido esa pasión, nunca he visto a mi madre decir «¡Ay¡ tengo que ir a trabajar», daba igual que fueran noches, mañanas, tenía estos turnos…, aunque fuera Navidad, ella iba feliz a trabajar y eso es lo que yo he visto en ella, ese amor a su trabajo.

JS: Buenos referentes. Es evidente que eres una mujer con mucha confianza en tí misma, pero un tipo de confianza de la buena «Esto es lo que yo soy, esto es lo que quiero hacer y aquí es donde voy». ¿Eso siempre ha sido así? ¿Ha habido en el pasado una versión B menos segura?

BB: Si, ha habido una versión B con muchos complejos, ha habido una BB con muchísimos miedos. Cuando eres hijo de emigrantes, nacido en España, el único negro del colegio y te ves superexpuesto, lógicamente te quieres esconder y no quieres estar todo el día expuesto. Yo recuerdo de pequeñita que me invitaban unas amigas a un pueblo y salía la gente a las ventanas para verme. Me acuerdo que en Mora de Rubielos, que está en Teruel, no habían visto nunca a una negra, y fui a la matanza del cerdo cuando era joven y todo el mundo… Entonces claro que tenía miedos, tenía muchísimas inseguridades y yo creo que las he ido trabajando con el tiempo.

JS: Leyendo sobre ti uno encuentra joyas como esta “Yo he diseñado mi vida” o “Tu obsesión se convierte en tu realidad”. Esto para mí es un claro ejemplo de una visión de abundancia del mundo en oposición quizás a esa visión de escasez de oportunidades, del buscarse la vida, esa mentalidad pequeña ¿No? ¿A qué te refieres con que has diseñado tu vida?

BB: Pues en realidad la he diseñado, como te he dicho creo mucho en el journaly porque cuando he revisado mis diarios de hace 15 años, me he dado cuenta de que todo estaba diseñado y de que estoy viviendo exactamente la vida que había soñado, por eso digo eso.

JS: Nada menos. ¿Cuál es la conversación que más te ha costado mantener en tu vida?

BB: La primera vez que tuve que echar a una persona de la oficina, eso para mí… estuve tres días intentando revisar en mi cabeza como le iba a decir que se tenía que ir. En ese caso esa decisión era para que no se convirtiera esa persona en un cáncer en el equipo y tenía que cortarlo antes de que fuera a más. Fue muy, muy difícil y sobre todo la reacción de la persona después también muy difícil. La recuerdo como la conversación más complicada.

JS: Bisila si yo les preguntara a tus cinco mejores amigos cuál es tú mejor habilidad, como decís en EE.UU. tu superpower, tu superpoder, esa habilidad en la que con un mínimo esfuerzo consigues un nivel de excelencia, ¿Qué me dirían?

BB: Yo diría que conectar con las personas. Creo que ese es mi superpower. Puedo llegar a cualquier sitio y como dice mi marido siempre «No se te puede dejar sola» porque puedo estar en medio de la China, en Tianjing, en la estación y de repente estar hablando con un montón de gente y puedo conectar a un nivel muy íntimo. Tengo historias de este tipo, de que en 5 o 10 minutos conectar realmente con la persona a un nivel muy profundo y que esa persona además se quede en mi vida.

JS: Otra de las joyas que he visto tuyas por ahí leyendo sobre ti es que dices que ahora haces en 4 horas lo que antes hacías en 16, háblame de esto que me encanta ¿Cómo es? Es sobre para a ver si aprendo algo.

BB: Yo soy fan de Robin Sharma, me gusta mucho, no es el único, pero voy siguiendo a varias personas, y él habla de “total focus” de bloquear 3 o 4 horas y trabajar de forma real, porque decimos que trabajamos, pero ahora tenemos un montón de distracciones y es muy difícil estar 4 horas concentrado. Antes era muy fácil estar 4 horas concentrado, ahora es prácticamente imposible y lo que hago yo es como encerrarme en un bunker y realmente hacer cosas. Entonces ahí sí que tienes una capacidad de crear cosas, de aislarte de todo el resto y escuchar solamente tu propia voz y lo que quieres hacer. Y eso hace que sea superproductivo, para luego trasladarlo a los demás y que cada uno haga su trabajo. Por eso pienso que antes trabajaba dieciséis horas, porque no eran todas realmente trabajo y no eran realmente eficientes.

JS: Estar ocupado, estando ocupado ¿No?

BB: Exacto.

JS: Robin Sharma también es un gran defensor de levantarse a las 5 de la mañana. ¿Qué otros principios vitales sigues o intentas seguir de Robin Sharma, a parte de la productividad?

BB: El también habla del tema de la productividad, del pensamiento positivo que es importantísimo, y sobre todo que conviertas tu trabajo en tu pasión, porque así nunca sentirás que realmente trabajas. Es uno de los principios que yo siempre digo «Estoy de vacaciones, siempre estoy de vacaciones, habrá que parar un día para trabajar», pero hasta ahora realmente tengo la sensación de que estoy de vacaciones.

JS: Otro pequeño cambio de tema, me voy a poner un poco tecnológico. Tienes dos hijos, vivimos en un mundo en el que la inteligencia artificial va a hacer cada vez más cosas si no la mayoría de las que hacen hoy los humanos. Arrastramos un sistema educativo que fue concebido en la época industrial en la que básicamente se enseñaba a las personas a solucionar problemas, a responder a preguntas y a hacer lo que a uno se le dice; y eso va a cambiar porque lo van a hacer las máquinas. Lo que va a tener valor es hacer las preguntas, plantear los problemas y plantear los retos ¿Qué habilidades o que espíritu quieres transmitir a tus hijos para que sean adultos funcionales en ese entorno que va a llegar antes de lo que nos pensamos?

BB: Estoy totalmente de acuerdo contigo, de hecho hay gente, por ejemplo, que ya está metiendo a sus hijos en escuelas de robótica. Conocí a una mujer en Jordania que ha creado una escuela de robótica precisamente porque no sabía cómo transmitir a sus hijos lo nuevo que llega. Mis hijos desde luego todavía no están ahí, pero una de las cosas que yo les transmito es la importancia de viajar, de hablar idiomas y de conocer culturas, creo que es muy importante conectar con el ser humano a ese nivel.

También hablamos mucho de temas espirituales y de conocerse a ellos mismos y el ser y estar muy en contacto con sus emociones, porque creo que eso no se nos enseña tampoco en el sistema escolar, y hay muchas cosas que creo que uno aprende a descubrir en su vida a base encontrarse con piedras en el camino y tener que saltarlas. Ellos están muy acostumbrados a mi estilo de vida, ven como vivo y espero que les sirva, no les fuerzo porque por supuesto creo que cada niño tiene que encontrar su propio camino y no se lo impongo como una disciplina, pero lo ven. A veces meditan conmigo y siempre les he dicho que estén en contacto con sus emociones, si quieres llorar llora, si quieres reír ríe, eso está bien. Y desde luego la satisfacción de viajar ya que ellos han viajado mucho conmigo y de conocer a distintas personas y de adaptarse a todo. El mundo es flexibilidad, hay que adaptarse absolutamente a todo y ellos pueden estar seis horas en un aeropuerto y estan tranquilos y eso es lo que les he podido transmitir.

JS: A mi modo de ver valores fundamentales para el futuro que les viene. Siguiendo con el tema de la inteligencia artificial, es casi una curiosidad para mi ¿Tú estás en el campo de los que creen que la inteligencia artificial es una amenaza, ósea de los distópicos, gente como Elon Musk  o de los utópicos Ray Kurzweil, la gente de Google que cree que eso va a ser como un plus a la capacidad cognitiva humana y que nos va a hacer fusionarnos y va a ser un mundo maravilloso?

BB: No, yo creo que estoy más en el lado de Elon Musk.

JS: ¿Ah sí? ¿Es citar al demonio?

BB: En cierto modo creo que por supuesto la tecnología nos va a ayudar y yo utilizo todas las armas tecnológicas y me parecen fenomenales, pero creo que hay cosas que no se pueden sustituir y que las máquinas no van a poder sustituir nunca y es esto que hablamos, este contacto que tenemos entre las personas. No me gustaría nada estar entrevistada por un robot ahora mismo, la verdad. Sí que pienso que tenemos que tener cuidado de hasta dónde queremos llegar y como llegamos y si no estamos disolviendo un poco nuestra humanidad, que parte de lo que nos hace humanos es fantástico.

JS: ¿Cuál es tu objetivo último Bisila? ¿Por qué haces todas las cosas que haces? ¿Dónde quieres ir? ¿Por qué haces todo esto?

BB: Pues mira, en cada momento de mi vida ha habido un distinto por qué. Cuando empecé mi carrera, por supuesto como todo el mundo, para ganar dinero y para dar de comer a mi familia, pero ahora ya me mueven diferentes cosas, ahora lo que me mueve es que me divierten muchísimo las cosas y me descubro constantemente diferentes cosas a mí misma. Lo que me mueve realmente es la pasión por la gente y el amor que tengo a las personas, creo que en este momento vital de mi vida, es lo que más me interesa, la gente y lo que siento por ellos.

 

Libros de salud, nutrición y estilo de vida

 

JS: Y ya dos preguntas para terminar, la primera ¿Qué pregunta no te han hecho nunca que te gustaría contestar?

BB: Nunca me han preguntado que me hubiera gustado ser cuando fuera mayor, o algo así, nunca me lo han preguntado.

JS: ¿Qué te gustaría ser seas mayor, Bisila?

BB: Actriz.

JS: ¡Anda¡ El camino es largo, queda mucho.

BB: Es lo que quería ser cuando era pequeña y es algo que está en la retaguardia. Hace poco me ofrecieron hacer un cameo y la verdad que lo disfrute mucho. Tuve una lucha interna conmigo misma y descubrí una parte muy interesante de mí. Martin Rosete, que es el director de esta película y vive en Nueva York, me escribió un día «Oye, ¿A ti te haría ilusión…?», y yo «¿Cómo? El universo me ha escuchado por favor, este es el sueño de mi vida».

Cuando él me propuso las tres posibilidades de papeles, había uno que él me dijo «Bueno este es más de actriz y lo otro es simplemente una aparición» y dije «No, no, el de actriz», pero luego no me lo dieron y no sabes el disgustazo. Y una de mis amigas actrices que me había ayudado a preparar el papel me decía «Oye Bisila, nosotros estamos acostumbrados a que el 95% nos digan que no, no entiendo por qué te pones así, yo mataría por trabajar ahora mismo con este director, y tú ¿te pones así?». Eso me hizo pensar «Ves ahí tienes que trabajar algo, porque el que te digan que no a algo cuando estás tan acostumbrado a que sabes lo que tienes que hacer, lo haces y lo haces bien y en este caso yo no había hecho nunca en mi vida un papel, ni había hecho una actuación…, no sabes el cabreo tan monumental que tenía conmigo misma. Ahí entre en un tubo que me duró unos tres o cuatro días y me hizo plantearme muchas cosas. Ahora ya lo veo de otra manera porque al final pensé «Voy a pasármelo bien y qué necesidad tengo ahora de competir», porque ahí estaba compitiendo en realidad conmigo misma, y me lo pase fenomenal, acabé haciendo un par de escenas, pero me lo pasé superbien, me encantó y aprendí, además, el trabajazo que hacen y todo lo que hay detrás. Fue muy fascinante y espero repetirlo de nuevo.

JS: Yo creo que no sabemos el trabajo que hay detrás del mundo de la actuación y de los actores.

BB: Es impresionante, había momentos que para hacer una sola escena había cien personas para todo, el sonido, la luz, los trajes… Admiro a los directores, a los guionistas, ellos funcionan como una gran familia. Yo estoy muy acostumbrada a trabajar sola, mucha parte de mi trabajo es individual. Si yo preparo una conferencia por supuesto mi equipo puede hacer la presentación, podemos hacer los vídeos, pero al final todo depende de lo que yo quiero hacer, y aquello para mí fue volver a experimentar en ese momento lo que es trabajar coordinadas 100 personas, 200 personas, que es increíble. Aprendí lo que es el trabajo en equipo en el que cada parte suma.

JS: La última pregunta y una que ya se ha convertido en un clásico entre todos los podcasters. Si pudieras levantar el teléfono y tener una corta conversación con la Bisila Bokoko de 20 años ¿Qué le dirías o qué consejo le darías?

BB: El primer consejo es que sueñe grande, porque los sueños grandes se convierten en grandes cosas. En ese momento la Bisila de 20 años no sabía pensar en grande, ni soñar en grande. Por eso le daría ese consejo, que sueñe en grande y se lo daría a cualquier persona joven de 20 años, porque los sueños se cumplen. El tiempo no lo podemos controlar, pero que se cumple, se cumplen, y muchas veces no siempre de la manera en la que tú crees porque el ser humano va evolucionando, pero al final te da una gran satisfacción cuando miras atrás y ves donde estás.

JS: Bisila muchísimas gracias, ha sido un placer tenerte en el podcast.

BB: Lo mismo para mí, y os deseo muchísima, muchísima suerte, creo que hacéis un trabajo maravilloso y ya soy fan, os sigo, os sigo, os sigo, y ya ves storytelling.

JS: Mucha suerte con tu carrera de actriz (risas).

BB: Era broma ¿eh?

JS: Ya, ya. Un placer tenerte en el programa.

BB: Gracias, muchas gracias.

¿Qué te ha parecido este artículo? 

¡Déjanos tu pregunta o tu comentario! Gracias.
¿Quieres compartirlo?

3 comentarios en “Bisila Bokoko: soñar en grande, resilencia y contar historias.

  1. Me ha encantado esta entrevista, ha transmitido mucha positividad y ánimo para perseguir tus sueños.Ha sido muy enriquecedor escucharla.

  2. Una obra maestra. Sí, maestra, ejemplar, fascinante, atractiva. Pocas veces en mi larguísima vida me enganchó tanto un texto periodístico. Y fui del gremio (Más de un lustro dirigiendo periódicos en este país y menos de ese tiempo en Caracas y La Habana -con Fidel- de corresponsal) ¡Y sin tener ahora ni idea de quien es ese espléndido Jesús Sierra y menos aún qué es «Vida Potencial». De la inmensa Bisila Bokoko, sólo diré que siempre fueron -y son- mi debilidad las chavalas negras. Fedor.

Deja una respuesta

Responsable del fichero: ECommerce SDR SLU. Finalidad: Moderar comentarios. Legitimación: Consentimiento del interesado. Conservación: Hasta que no se solicite su supresión por el interesado. Comunicación de datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal. Derechos: El interesado puede ejercer sus derechos de acceso, rectificación, limitación o suprimir sus datos enviando un email a datos@vidapotencial.com. Más info en nuestra Política de Privacidad